Dada la cantidad de ataques a dispositivos móviles que se están detectando, Kaspersky Lab ha emitido una serie de recomendaciones básicas para ayudar a los usuarios a proteger sus equipos.

En primer lugar, aconseja a los usuarios que no utilicen redes Wi-Fi públicas que no sean fiables y que vigilen siempre el lugar donde dejan el dispositivo móvil, así como incorporar contraseña de acceso al teléfono.

Además, deben emplear soluciones de seguridad que incorporen un sistema de geolocalización que envía un link a un mapa que ubica el teléfono en caso de pérdida o robo. Estas soluciones detectan también si un ladrón introduce una nueva tarjeta SIM en el dispositivo e informan a la víctima del nuevo número de teléfono intruso. Es importante tener presente la utilidad para borrar la información de forma remota, lo que permiten proteger los datos personales o el correo.

Además, recomienda actualizar constantemente el sistema operativo y aplicaciones en los smartphones, leer los permisos que se otorgan a aplicaciones y sitios que se visitan, ignorar los mensajes de spam y SMS relacionados, cifrar los datos y documentos confidenciales, evitar el ‘jailbreak’ o ‘rooteado’ de smartphones iOS y Android.

Por último, en ningún caso deben abrir enlaces procedentes de usuarios desconocidos, ya sea desde un mensaje de texto, de un email, de Facebook o de Twitter y siempre que se descargue información, música, aplicaciones o cualquier tipo de archivos hay que hacerlo desde sitios de confianza, teniendo particular cuidado con aplicaciones que piden acceso a los datos del usuario o a información confidencial.

Las recomendaciones de Kaspersky llegan al mismo tiempo que la firma advierte de un nuevo tipo de programa malicioso, del tipo ransomware, que está atacando a los dispositivos Android. Es un malware que infecta los smartphones y tablets de los usuarios que se conectan a un dominio infectado con el troyano, que bloquea el equipo infectado y pide algo a cambio para desbloquearlo.