En el informe mundial de detección de amenazas de ESET, correspondiente al mes de agosto, el primer lugar está ocupado por un viejo conocido. El gusano Conficker, que ha llenado páginas en todos los medios de información y que lleva meses circulando. Según este informe, aún es el responsable del 8,52% de las infecciones a nivel mundial. En España el porcentaje aumenta hasta el 9,55% del total de detecciones.

Lo más llamativo es que es un tipo de malware particularmente fácil de evitar, simplemente manteniendo actualizado el sistema (la actualización de Windows que protege de Conficker está publicada desde octubre de 2008), deshabilitando la función de Autorun de Windows y poniendo especial cuidado al acceder a carpetas compartidas en red, por lo que ESET afirma que se habría evitado todo el revuelo que ha causado simplemente utilizando el sentido común.