Conficker, el gusano también conocido como Downadup, que tanta virulencia ha protagonizado en las últimas semanas, y que incluso llegó a dejar en tierra a los aviones del Ejército del Aire francés, ha evolucionado a una nueva variante, bautizada como Conficker B++. Los investigadores de SRI International publicaron hace tres días los detalles de este nuevo gusano.

Al parecer, la nueva versión se parece bastante al primer Conficker, aunque esta variante B++ utiliza una nueva técnica para descargar software, lo que les da a sus creadores más flexibilidad sobre lo que pueden hacer en los ordenadores infectados.

Así, las máquinas afectadas por Conficker podrían ser utilizadas para diversos propósitos, como enviar spam, instalar aplicaciones para robar contraseñas o enviar ataques de denegación de servicio (DoS).

Esta variante B++ utiliza el mismo algoritmo que el primer Conficker, pero también añade otras dos nuevas técnicas de las que sus creadores pueden sacar partido.

Por último, cabe recordar que Microsoft está ofreciendo 250.000 dólares por la captura de los creadores de la primera versión del gusano Conficker.