Tras años de investigación, un equipo integrado por abogados, expertos informáticos y profesores universitarios –reunidos en la empresa tecnológica Red Points– ha logrado desarrollar un eficaz método para eliminar contenidos ilegales de Internet a gran escala, con porcentajes de éxito superiores al 98 por ciento.

Su objetivo no es otro que impedir el acceso ilegal a las obras y contenidos de sus clientes para redirigir y canalizar el tráfico hacia plataformas de consumo legal. Así, con tecnología propia, Red Points monitoriza Internet para localizar y documentar vulneraciones y requerir masivamente su eliminación a los responsables de los sitios en los que son detectadas. Para ello trabajan con más de 1.300 prestadores de servicios en Internet, y gracias a los acuerdos de colaboración alcanzados con muchos de ellos, se pueden eliminar automáticamente de sus páginas o servidores cualquier contenido que vulnere los derechos de alguno de sus clientes.

También actúa contra motores de búsqueda para desindexar sitios que ofrecen contenidos ilegales en sus páginas de resultados ya que, como explica Josep Coll, CEO de Red Points, “muchas empresas que sufren las consecuencias de la piratería creen que es una situación que no se puede parar, y no es cierto”.

Según la compañía, su tecnología también da respuesta a la mayoría de casos de crisis de reputación online, eliminando estas informaciones y garantizando a empresas y particulares el derecho al honor y el derecho al olvido.