Según apunta un reciente informe de InStat, se espera que el mercado de aplicaciones de seguridad crezca hasta alcanzar los 5.400 millones de dólares en 2010. Las aplicaciones de seguridad integradas son las que cabe esperar que tengan un crecimiento más rápido, especialmente en las pequeñas y medianas empresas. Asimismo, todo parece indicar que una fuente importante de ingresos procederá de los servicios de suscripción que se incorporen con estos productos.

El estudio de In-Stat, que cubre el mercado mundial de aplicaciones de seguridad de red, también refleja la tendencia que se vislumbra de reemplazar las aplicaciones que ya están quedando desfasadas. Así el 52 por ciento de los encuestados apuntan que tienen previsto adquirir aplicaciones de seguridad para reemplazar aquellas que ya han quedado anticuadas. Sin duda, resulta un porcentaje elevado en comparación con el 22 por ciento de los encuestados que, en 2004, manifestaban tener planes para la renovación de estas aplicaciones.

Asimismo, menos del 10 por ciento de las personas que han contestado a esta encuesta en compañías con menos de 100 empleados han desplegado aplicaciones de seguridad integradas.

Otro de los aspectos destacados en el informe es que los IPS (proveedores de servicios de Internet) están creciendo distribuyéndose en segmentos críticos en lugar de estar concentrados en los perímetros de la red. Sólo el 44 por ciento de los encuestados han argumentado usar tecnología IPS en el perímetro, en comparación con el 74 por ciento en 2004.