La tecnología de ión de litio se utiliza hoy en las baterías de la mayor parte de los dispositivos electrónicos portátiles, desde iPods e iPhones a laptops, cámaras digitales, etc., así como en vehículos híbridos y coches eléctricos. Se ha considerado segura durante años, pero algunos defectos de fabricación han provocado en ocasiones que los dispositivos que las incorporan ardan e incluso exploten. Hace algunos años, estos incidentes obligaron a Sony a gastar cientos de millones de dólares en una sustitución masiva de sus baterías.

Para aumentar la seguridad de esta tecnología, el instituto público taiwanés Industrial Technology Research Institute (ITRI) ha desarrollado un nuevo polímero, STOBA (Self-Terminated Oligomers with Hyper-Branched Architecture), capaz de impedir su calentamiento. El sistema de ITRI funciona añadiendo este polímero al material catódico dentro de la batería de ión-litio.

Actualmente ITRI trabaja en un proceso de producción para STOBA, según Wu Hung-Chun, investigador de ITRI, quien también asegura que la nueva tecnología sólo elevará entre un 2 y un 3% el precio total de las baterías. “Está ya lista para las utilizadas en dispositivos electrónicos, teléfonos móviles, laptops, etc.”, explica Wu. E ITRI ha iniciado ya el proceso de pruebas de STOBA sobre baterías de coches eléctricos.