Caso resuelto. Después de toda la polémica sobre si Barack Obama podría seguir utilizando o no su Blackberry, el secretario de prensa de la Casa Blanca, Robert Gibbs, confirmaba que Obama seguirá con su Blackberry, garantizándose la seguridad. Así, se promete que ningún hacker será capaz de adentrarse en las comunicaciones por correo electrónico ni hacer un seguimiento de dónde está el presidente gracias a las coordenadas por GPS.

Lo que no quiso aclarar este portavoz es si otros amigos o miembros del Congreso podrán mandar mensajes de correo electrónico al Presidente. En cualquier caso, todos los e-mails que Obama envíe por su Blackberry estarán sujetos a la ley de Estados Unidos, que marca que todas las comunicaciones del huésped de la Casa Blanca pertenecen al Estado, por lo que, incluso, podrían hacerse públicas en determinadas circunstancias, recogidas por la propia normativa.

No se sabe mucho sobre qué dispositivo Blackberry utilizará Obama, pero sí que tiene encriptación AES-256. Para enviar y recibir mensajes de correo electrónico, tanto Obama como sus interlocutores tendrán que tener protocolos de encriptación compatibles, en caso de que no utilicen la misma aplicación.