Hoy en día, damos por sentado que debemos proteger nuestros ordenadores y portátiles, sean Windows o macOS, con un antivirus. Por alguna razón u otra, lo mismo no se aplica en cuanto a los smartphones y rara vez tenemos instalado un software de seguridad.

Cierto, seguro que tú también utilizas un código PIN, un sensor de huellas dactilares o un sistema de reconocimiento facial para evitar que un desconocido pueda desbloquear tu móvil sin tu permiso. Pero, por lo demás, seguramente no tomas ninguna otra medida.

Lo más probable sea que confías en la seguridad que incluyen de fábrica las aplicaciones y el sistema operativo de tu dispositivo. Pero sobre todo si utilizas un móvil Android, deberías plantearte instalar un programa de seguridad como los antivirus.

Esto es especialmente importante en este momento, después de que McAfee haya asegurado en su último informe que 2020 va a ser el año de los ataques cibernéticos sin previo aviso en dispositivos móviles. 

¿Qué significa todo esto? Sencillamente que el malware intentará colarse en tu móvil y esconderse sin que te des cuenta para espiarte y robarte tu información personal para la venderla a otros. Es hora de hacer frente a los hackers.

El peligro de las apps de Android ocultas

Existe un tipo de aplicaciones en Android que encuentra la manera de mantenerse oculta, ya sea gracias a no tener un icono o a no tener nombre. Eso hace que no las veas en tu cajón de aplicaciones ni en la lista de apps de los ‘Ajustes’ de tu terminal.

Pero es todavía peor en el caso de apps como LeifAccess o Shopper, que utilizan funciones de accesibilidad de tu Android para crear cuentas falsas, publicar reviews de productos y descargar otras apps sin tu permiso.

A menudo, este tipo de aplicaciones manda alertas de seguridad falsas. Pensando que son verídicas, el usuario suele darle a ‘Aceptar’, pero en realidad lo que está aceptando es a darles acceso a fichas funciones de accesibilidad.

Alerta con los molestos anuncios

Otra forma en la que el malware puede interactuar contigo es mediante anuncios. Por cada anuncio que se muestra en tu teléfono, la empresa que se publicita paga una pequeña cantidad al desarrollador del programa malicioso.

En el pasado, solían aparecer varios anuncios de forma bastante seguida con el objetivo de hacer tanto dinero como fuera posible en poco tiempo. El inconveniente para ellos era que el usuario se cansaba rápidamente y eliminaba la app que lo estaba causando.

Ahora, sin embargo, estas apps maliciosas son cada vez más sofisticadas y están disminuyendo la frecuencia en la que muestran los anuncios. Eso evita que el usuario se de cuenta o que llegue a cansarse de la publicidad con tanta rapidez.

¿Qué tipo de seguridad deberías instalar en tu móvil?

La mayor seguridad para tu móvil es tu sentido común. Cuando instales una app, hazlo solo desde la tienda de apps oficial. Repasa también la sección de reviews y comprueba que no son falsas (si solo tienen 5 estrellas y dicen todas lo mismo, sospecha).

Google Play Protect es una herramienta contra malware instalada de fábrica que debería asegurar que las apps que instalas de la Play Store no tienen virus. Sin embargo, esto no es una garantía al 100 % y querrás instalar también un antivirus.

No obstante, no solo deberías preocuparte de estas apps poco fiables. Como ocurre con un portátil o un ordenador, deberías estar igualmente al tanto de no caer en estafas y evitar así ser víctima de engaños de tipo fishing.

Ve con cuidado y no hagas clic en cualquier enlace que recibas por correo electrónico a no ser que estés completamente seguro que su origen es legítimo. Incluso así, no introduzcas tus claves de acceso sin comprobar que la página web es la real.

Monitoriza tus correos electrónicos y contraseñas

Por suerte, la tecnología de seguridad móvil ha evolucionado mucho en los últimos tiempos, tanto que puede alertarte en caso de que te encuentres en una página poco segura o que han sido calificadas como peligrosas por algún motivo.

En los últimos años, han aparecido los servicios contra el robo de identidad, que te avisan si tus claves de acceso han sido violadas en caso de que el servicio online en el que las usas ha sufrido un hackeo y se ha filtrado información personal.

Si utilizas el mismo correo electrónico y la misma contraseña para varias páginas web diferentes, estás poniendo en riesgo tu seguridad de forma innecesaria. Por suerte, existe una amplia oferta de software en el que puedes confiar.

Ya hay software de seguridad que incluye un servicio contra el robo de identidad, como es el caso Norton 360 Deluxe y McAfee Total Protection, pero también encontrarás programas dedicados solo a eso como Identity Guard u otros gratuitos como haveibeenpwned.com.

Por otro lado, recomendamos también que utilices un gestor de contraseñas para no tener que recordar todas las claves, si es que utilizas una clave diferente por cada servicio (deberías hacerlo). Sugerimos LastPass o 1Password.