La arquitectura Bulldozer desembarca finalmente en equipos de sobremesa con 8 núcleos de ejecución. Muestra un avance en entornos de juegos, pero lejos todavía del rendimiento de los Intel Core Extreme Edition.

Se hizo realidad la nueva arquitectura Bulldozer de AMD para los usuarios entusiastas del PC, con soporte de CrossFireX en su máximo esplendor, overclocking de la velocidad de los núcleos de la CPU y posibilidad de manejar resoluciones super altas mediante Eyefinity al conectar diversos monitores a la plataforma. De este modo, la nueva Serie FX de procesadores con hasta 8 núcleos, junto al chipset 990FX integrado en las nuevas placas base, van a permitir superar los rendimientos que hasta ahora ofrecían los procesadores de AMD en entornos de PC.

De este modo, Bulldozer se hace realidad en forma de AMD FX, con cuatro nuevos modelos de procesadores desbloqueados que favorecen las prácticas de overclocking, con el fin de aportar el máximo rendimiento al PC. Sus precios varían entre los 109 euros del modelo entrada de gama y los 239 euros del tope de gama, que se corresponden con el FX-8150, el que hemos analizado aquí.

Turbo Core frente a Turbo Boost

Entrando en materia, la principal innovación llevada a cabo por AMD, en base a la nueva plataforma, es la denominada módulos Bulldozer, los núcleos del procesador que contienen dos unidades físicas de ejecución, por lo que cada núcleo es capaz de dar servicio a dos hilos de manera simultánea. De este modo, se trata de un diseño de doble núcleo, que llega a ofrecer un rendimiento en paralelo superior a la conocida como Hyper-Threading de Intel, con la que tan sólo se consigue una única unidad de ejecución. De este modo, los FX pueden presumir de contar con 8 núcleos x86, con sus 2 MB de memoria caché L2 y 8 MB de memoria caché nivel L3.

Como puede consultarse en la tabla, el FX-8150 es el tope de gama, con cuatro núcleos y ocho hilos de ejecución para competir con los Extreme Edition de Intel. Desde AMD destacan que su nueva arquitectura contempla los ocho núcleos para permitir mayor eficiencia al trabajar en modo multitarea. La tecnología Turbo Core, esa que permite incrementar la velocidad de reloj de sus núcleos, también ha sido mejorada mediante una serie de nuevas implementaciones interesantes. Si en los procesadores anteriores tan sólo era posible overcloquear la mitad de sus núcleos, ahora con los modelos FX el chip es capaz de incrementar hasta 300 MHz cada uno de ellos. Se la ha denominado Turbo Max y actúa de forma que aumenta la velocidad de reloj, pero sólo en la mitad de los núcleos. Así, en el FX-8150 podemos ejecutar cuatro de sus núcleos de 3,6 GHz a una velocidad de 4,2 GHz. Frente a Turbo Boost, la tecnología implementada por Intel, supone un importante avance, ya que en los Intel Core i7-2600K de 3,4 GHz, la velocidad pasa a ser de 3,8 GHz, lo que supone un incremento de tan sólo 400 MHz estables.

En lo que a overclocking de módulos de memoria se refiere, AMD soporta módulos DDR3 de hasta 1.866 MHz, lo que quiere decir que determinadas marcas que corran a 1.333 MHz pueden ser overcloqueadas hasta el valor indicado. En este punto, digamos que AMD FX bate a los Sandy Bridge Extreme Edition, por soportar una latencia de memoria mejorada. (Los Intel se quedan en los 1.600 MHz).

Valores de disipación térmica TDP

En lo que se refiere a disipación térmica de energía, los valores se mantienen al mismo nivel, con un valor TDP de 125 vatios para los modelos tope de gama (el FX-8150 aquí analizado) y de 95 vatios en los modelos más conservadores. AMD ha introducido un nuevo zócalo para todos ellos, denominado AM3+, pero que a efectos de compatibilidad, puede utilizarse con modelos de placas base con AM3. Basta con actualizar la BIOS.

AMD recomienda para sus nuevos procesadores FX la utilización de un kit de disipación de refrigeración líquida basado en célula peltier, lo que sin duda optimiza la temperatura de trabajo de los núcleos. Se compone de dos ventiladores de 120 milímetros y de una base de cobre que se coloca sobe el procesador. La velocidad de rotación de los ventiladores varía entre las 1.450 y las 2.000 RPM, y resultan bastante silenciosos. Destaca por su sencillo montaje, con dos conectores de alimentación que obtienen la corriente de una de las conexiones CPU Fan de la placa base, un conector muy habitual y estándar. Mediante el software encargado de realizar las lecturas de temperatura, obtuvimos unos excelentes 26 grados cuando el equipo se encuentra en modo de bajo uso, y se eleva hasta los 59 grados cuando se encuentran overcloqueados sus núcleos. Esto indica que los ratios de temperatura mejoran.

Rendimientos

Una vez montada la configuración, la batería de pruebas llevada a cabo nos devuelve a la realidad y nos pone los pies en el suelo. Sobre el papel, los 8 núcleos de CPU corriendo a la velocidad de 4,2 GHz pintan muy bien. Sin embargo, nuestra batería de pruebas basadas en la vida real con PC WorldBench nos arrojan un índice de 111, lejos si cabe de los 157 que conseguimos en su día con el Core i7 X980 Extreme Edition de 3,33 GHz. Utilizamos para ello una configuración similar, con placa base Asus CorssHair V Formula, disco duro de 2 TB y 7200 RPM, así como 4 GB de memoria Kingston Hyper X T1 de 2.133 MHz (consultar tabla adjunta). Con los núcleos overcloqueados a su máxima velocidad, el rendimiento se incrementó varias décimas hasta los 119, un incremento muy significativo, pero a la altura de los rendimientos arrojados por los Intel Core i5, y lejos de la gama Extreme Edition de Intel.

Desde AMD destacan haber alcanzado valores de overclocking sorprendentes con su nueva gama FX; sin embargo, es un factor que depende de los sistemas de refrigeración empleados.

En cuanto a precios, podemos compararlo con el Core i7-2600K de cuatro núcleos y 3,4 GHz, cuyo precio queda fijado en los 279 euros. Con este procesador, una configuración similar nos ofreció un valor índice de 162 en nuestro Benchmark.

La teoría sugiere que los nuevos chips de AMD podrían tener un amplio margen para el overclocking, pero en nuestras pruebas sólo fueron capaces de conseguir que el sistema de hasta 4,2 GHz: no es un salto bastante grande como para preocuparse de Intel.

Valoración final

Desde AMD destacan los avances conseguidos en lo que a rendimientos gráficos se refiere con los últimos títulos de juegos desarrollados. Sin embargo, en lo que se refiere a manejo de aplicaciones típicas, hemos comprobado que el rendimiento es muy inferior a los modelos tope de gama de Intel, a pesar de que el tope de gama Intel Core Extreme Edition presente un precio de 999 euros. De este modo, cuando hablamos de procesadores para equipos de escritorio, Intel todavía tiene la hegemonía.

La espera de la arquitectura Bulldozer para sistemas de sobremesa se hizo esperar, y en base a las pruebas realizadas, parece que tan sólo da la talla en entornos de ejecución de juegos, acompañándolos de configuraciones de tarjetas gráficas en modo CrossFireX. No es tan rápido como su rival más directo cuando se trata de acelerar al máximo los equipos de escritorio.

CONFIGURACIÓN DEL PC DE PRUEBAS

---------------------------------------------------

Placa base Asus CrossHair V Formula

Procesador AMD FX-8150 a 3,6 GHz

Memoria RAM 4 GB Kingston Hyper X T1 de 2.133 MHz

Disco duro Western Digital de 2 TB y 7200 rpm

Tarjeta gráfica AMD Radeon HD 6970

Fuente de alimentación Fatal1ty 1000 vatios

Unidad óptica Grabadora DVD-DL de LG

Índice PCWorldBench sin Turbo Core 112

Índice PCWorldBench con Max Turbo 119

AMD FX-8150 Unlocked

--------------------------------

www.amd.com/es

P.V.P: 239 EUR.

LO MEJOR: Ocho núcleos de ejecución

Precio

LO PEOR: Rendimiento global

Calificación: ***