El virus en cuestión es un troyano que lleva oculto una funcionalidad determinada con fines maliciosos. Al presentarse disfrazado como un juego, foto comprimida, etc. incita a los usuarios a caer en la trampa e instalarlo en su ordenador, tomando el control de éste y utilizar el programa para copiar ficheros, manipular el sistema operativo, instalar otros programas o conseguir claves de acceso.

Sevalcabor además es capaz de detener la actividad del PC mientras se navega por determinados sitios web, así como de parar los procesos de protección activos en la máquina infectada como los antivirus y los firewall, lo que impide al usuario que se le informe al detectarse tráfico sospechoso en el PC.

El Centro de Alerta además establece cinco recomendaciones, todas ellas muy lógicas. Si no queremos ser víctimas del phishing, no hagamos caso a correos de bancos escrito en idiomas que no son los nuestros; tampoco atienda a correos enviados por entidades financieras de las que no somos clientes; no haga caso de los sorteos u ofertas económicas; tampoco contra los correos que avisan del cese de actividades financieras recibidas por vez primera y de manera sorpresiva; y, por último, no atienda a correos de bancos que, aun siendo usted cliente, tenga alguna duda o le pida algún dato que usted nunca ha solicitado, mejor llame por teléfono para dar fe del e-mail recibido. Ellos le dirán si es cierto o es un fraude de terceras empresas.

www.alerta-antivirus.es