Fortinet acaba de realizar un estudio para descubrir qué opina la gente sobre los temas de seguridad y privacidad en el ámbito de Internet de las Cosas. El resultado es claro: existe preocupación en torno a estos temas puesto que 7 de cada 10 consumidores así lo reconocen.

El estudio realizado por GMI, división de Lightspeed Research, entre más de 1.800 consumidores, de entre 20 y 50 años en once países, pone de relieve que la mayoría de los encuestados cree que es ‘muy probable’ un hogar conectado, un hogar en el que los aparatos electrodomésticos y electrónicos se conectan sin problemas a Internet en los próximos cinco años.

Incluso, cuatro de cada diez estaría dispuesto a pagar más por una casa que aprovechara estas tecnologías y la mitad de ellos estarían dispuestos a pagar más por un mejor servicio de Internet que manejara el entorno doméstico conectado. Menos del 20 por ciento se negaría a pagar por esta alternativa.

Además, la mayoría de los encuestados están preocupados por las brechas de datos y la protección de los datos personales reunidos en los dispositivos conectados. En torno al 70 por ciento de los participantes en la encuesta indicaron que están ‘muy preocupados’ o ‘algo preocupados’ por el hecho de que su información quede expuesta o comprometida.

IDC estima que este mercado de Internet de las Cosas moverá más de 7.000 millones de dólares en los próximos seis años. John Maddison, vicepresidente de marketing de Fortinet, concluye que "los proveedores que ganarán se reducirán a aquellos que puedan proporcionar un equilibrio entre seguridad y privacidad, precio y funcionalidad".