Una prueba realizada por Kaspersky Lab ha demostrado que muchos usuarios no saben o no siguen las normas básicas de seguridad al realizar pagos online o al emplear sistemas bancarios online.

Se pidió a los participantes que seleccionaran uno de cuatro sitios de banca online ficticios para introducir sus credenciales bancarias. Pues bien, sólo la mitad de los participantes fueron capaces de reconocer el sitio seguro con un nombre modificado, así como el prefijo "https" que indica una conexión cifrada.

Los usuarios también fueron preguntados sobre qué medidas tomarían antes de introducir sus datos financieros para hacer un pago online. Sólo el 51 por ciento de los encuestados afirmaron que verifican la autenticidad de un sitio, frente a un 21 por ciento que utilizan un teclado virtual para proteger sus contraseñas, y un 20 por ciento que comprueban que su solución de seguridad está funcionando adecuadamente para garantizar que el pago es seguro.

Por otra parte, el 29 por ciento por ciento de los usuarios dijeron que no toman ninguna medida de seguridad adicional, ya que "los sitios web de las grandes empresas conocidas están suficientemente protegidos". Sin embargo, en la mayoría de los casos, incluso un sitio protegido no puede garantizar que los cibercriminales no interfieran en el proceso de pago o que un dispositivo no esté infectado por un programa malicioso diseñado para robar dinero.