¿Puede ser que el servicio de microblogging esté muriendo de éxito? ¿Será que están desbordados y no están preparados para cubrir las expectativas? Aún es pronto para afirmarlo, pero lo cierto es que la compañía se ha visto obligada, de nuevo, a publicar un post en el que identifica factores clave que han contribuido a este tipo de problemas. Así, señala como posibles causas, a un incremento en el uso del servicio causado por el Mundial de Fútbol y al descubrimiento de fallos a la hora de implementar mejoras en el sistema y actualizaciones del mismo.

Lo cierto es que éste es el segundo “mea culpa” que han tenido que entonar desde Twitter en menos de una semana. El pasado viernes, desde Twitter también admitieron tener problemas en su red interna. Pero todo parece indicar que los problemas empezaron hace dos semanas y han llegado a suponer la caída del sistema en varias ocasiones, así como de aplicaciones de terceros, tal y como explican en el blog Twitter Status. Desde Forrester agradecen la transparencia de Twitter a la hora de dar a conocer los problemas, pero sin embargo, consideran que no es solución y deben hacer las cosas bien. “Da la impresión de que tienen un problema en lo que se refiere al liderazgo técnico y de gestión que necesita ser resuelto cuanto antes para poder así atajar estos problemas”, explican desde la consultora.

En cualquier caso, no debemos olvidar que los problemas han estado lejos de ser catastróficos y que Twitter es un servicio gratuito. Es una compañía joven que está teniendo mucho éxito y que debe intentar mantenerse al nivel de la demanda, construyendo al mismo tiempo un modelo de negocio sostenible.