Los vídeos se reproducirán automáticamente para un pequeño número de usuarios que utilizan la app iOS de Twitter en EE.UU. "Estamos realizando una pequeña prueba de algunas variaciones en la reproducción de vídeo", han reconocido desde la compañía. Las pruebas se realizan tanto con vídeos subidos por los usuarios como con los publicados por anunciantes, pero no afectan a los vídeos en bucle de su servicio Vine.

No está claro cuánto tiempo durará esta prueba, ya que está diseñada para analizar la receptividad de los usuarios antes de realizar un lanzamiento masivo y cobrar por ello a los anunciantes. Hasta ahora, Twitter sólo cobra los anuncios cuando un usuario pincha en ellos, pero los vídeos de reproducción automática son más atractivos para los anunciantes, ya que logran más visionados de sus comerciales.

Los vídeos de reproducción automática de Twitter inicialmente se reproducen sin sonido. Si un usuario móvil pulsa en el anuncio, se ampliará a pantalla completa y será entonces cuando escuche también su sonido.

Para esta prueba, Twitter ha utilizado al 2 por ciento por ciento de sus usuarios, lo que supone más de 5 millones de personas.