Has terminado de comer, te sientas en el sofá y abres TikTok: ahora sí puedes desconectar. La sensación de alivio, las risas que te echas enviando a tu amiga ese vídeo “tan tú” y escribirle “sí soy”. A los segundos, tu amiga te responde con otro vídeo, y sí, es otro vídeo del concierto de Rosalía.

A estas alturas cualquiera que tenga TikTok se sabe de memoria la lista de canciones, las coreografías y que, cuando llega Despechá, varias personas del público, seleccionadas previamente, se suben al escenario para bailar con la cantante y sus bailarines.

Este es el fenómeno Rosalía en TikTok que, desde el pasado 7 de julio cuando cantó por primera vez la canción, ha copado esta red con miles y miles de vídeos de sus conciertos. Hasta el 28 de julio no sacó el tema. 21 días sin saber exactamente qué había más allá del estribillo de 30 segundos que una y otra vez se repetía en la app.

Ahora ya lo sabemos y, al margen de si nos gusta o no, lo que es imbatible es que Rosalía conoce el truco (tecnológico) para conseguir un éxito. La artista es, y lo ha sido siempre, un animal cuyo hábitat natural son las redes sociales.

Ya en 2021, el libro La Rosalía: Ensayo sobre el buen querer lo advertía: su música, sus shows, sus coreografías estaban hechas para las redes sociales. De hecho, en su anterior gira ya incluía en sus conciertos vídeos en vertical y audios de WhatsApp.

Pero, ¿cuál es el truco?

Presencia en las redes sociales

El 20 de enero de 2020, Rosalía publicaba su primer TikTok para promocionar su canción con J Balvin Con altura. Desde entonces, su presencia ha sido constante, siendo el challenge que hizo con Rauw Alejandro en septiembre de 2021 el que mayor alcance ha tenido. Actualmente tiene 21,4 millones de seguidores.

@rosalia ♬ You Can Do It - I love 범규

Rosalía ha asegurado en innumerables entrevistas que es ella quien lleva sus redes sociales y quien decide el contenido que publica en ellas. Así, mezcla contenido de su vida privada, como hacemos todas, y reels y tiktoks sobre sus presentaciones. En otras palabras, nos engancha con sus tramas e historias personales para después ofrecernos su otra vida, la profesional, y la que genera cash.

Tal es su apuesta por la red social de origen chino que el 18 de marzo lanzaba a través de ella, y en exclusiva, la presentación del disco Motomami con una pieza de 28 minutos, un híbrido entre un concierto y una obra de arte.

El directo comenzaba con un consejo o una declaración de intenciones, un “esto que vas a ver no encaja tecnológicamente ni con el dispositivo que necesitas para verlo”.

Conciertos creados por y para Tik Tok

Sí, Rosalía ha adaptado sus conciertos para que puedas compartirlos masivamente en TikTok, el resultado está a la vista: funciona, demasiado bien. La artista entiende perfectamente cómo funciona el algoritmo y el formato de TikTok, y por eso, como explica Código Nuevo, “la puesta en escena minimalista y el peso de las pantallas durante los conciertos del Motomami Tour están pensados plenamente en clave TikTok”.

En otras palabras, las coreografías sencillas y pegadizas, la presencia de los bailarines reducida prácticamente al centro de un escenario prácticamente vacío y los looks que se repiten con muy pocas variaciones hacen que sea muy fácil grabar en vertical y, por supuesto, compartir. Esta, sin duda, es una de las grandes claves tecnológicas para el éxito: pensar en vertical.

Rosalía solo es un ejemplo de lo que está ocurriendo con la música en TikTok. Sí, esta red social, que algunos medios la han bautizado como la nueva radio musical o como la nueva MTV, ha cambiado la manera de crear música.

Cambios con TikTok

Un estudio elaborado en Reino Unido, Francia, Alemania, Italia y España por TikTok Marketing Sciences, en colaboración con Insites Consulting, revela que esta plataforma de vídeos cortos es el mejor lugar para el éxito.

El 80 % de las personas encuestadas afirmó que TikTok es el lugar preferido para descubrir música, por delante de otras plataformas digitales, servicios de streaming y recomendaciones de amigos.

En esta línea, colocan tres factores principales que impulsan la experiencia musical en la plataforma: descubrir, ser descubierto y redescubrir. Además, más de la mitad (56 %) de estos descubrimientos se producen de forma natural, a través del feed “Para ti”.

Después de escuchar música nueva, casi la mitad de las personas en TikTok añaden la canción a sus favoritos (47 %), ven el perfil de los y las artistas (46 %), e incluso siguen sus cuentas en TikTok (43 %), y esto a su vez ha desencadenado una ola masiva de descubrimientos de artistas.

Por eso, ahora es muy común ver como cada nueva canción viene acompañada de un challenge, una coreografía o un estribillo muy pegadizo que no puede durar más de 15 segundos. Aunque ahora TikTok ha ampliado la duración de los vídeos hasta los 10 minutos, la clave para viralizarse es que sea rápido y fácil de compartir.

Nostalgia tiktokera

Otro fenómeno que está ocurriendo en esta red social es la tendencia a redescubrir música: “Los usuarios de TikTok son más propensos a compartir un vídeo si sienten nostalgia por la música que aparece en el contenido, y más de cuatro de cada cinco personas en la plataforma afirman que los sonidos que les recuerdan algo realmente mejoran y añaden valor a su experiencia en TikTok”.

Esto demuestra que esta red social no es solo para las nuevas canciones. Un buen ejemplo de ello es el caso de Kate Bush y su canción Running Up That Hill. Después de que las redes sociales, sobre todo TikTok, viralizaran la canción tras su paso por la serie Stranger Things, ha vuelto a monetizar el éxito de 1985. Nada menos que 2,3 millones de dólares en royalties.

A esta moda de los revivals se han apuntado muchas estrellas de nuestra adolescencia como, por ejemplo, la cantante Avril Lavigne, que ha recuperado su estética dosmilera y en su TikTok juega a comparar el antes y el después.

@avrillavigne

20 years later…

♬ I'm Just a Kid - Simple Plan

En definitiva, no es casualidad que últimamente escuches muchos remix de canciones antiguas, ritmos nuevos que, sin embargo, tienen algo que ya te suena de antes.

Es la industria musical adaptándose a las nuevas tendencias y es que hay mucho dinero en juego y los temas que explotan en TikTok acaban en las listas de los Billboard 100 o en Spotify Viral 50. De hecho, Rosalía con Despechá ha conseguido ser la primera artista española en alcanzar esta cifra con un tema que no es una colaboración.

Obligada a publicar contenido

La creación de contenido para TikTok como parte del trabajo de promoción musical no siempre es bien recibido y cada vez hay más artistas que denuncian haber sido obligadas y obligados por las discográficas a estar presentes en las redes sociales.

La artista pop Halsey, con 4,8 millones de seguidores en TikTok, publicaba este pasado junio un vídeo en el que afirmaba que su discográfica les presionaba para que produjeran contenido viral para la app. "Y lo están haciendo básicamente con todos los artistas en estos días. Yo solo quiero lanzar música, tío. Y me merezco algo mejor sinceramente. Estoy cansada".

@halsey

I’m tired

♬ original sound - Halsey

También denunciaba la falta de autonomía que tenía a la hora de lanzar su música pese a haber vendido 160 millones de discos. Como ella, y en un efecto rebote, artistas como Ed Sheeran, Charli XCX o Florence Welch han publicado vídeos en los que sugieren que sus sellos discográficos les exigen grabar TikToks.

@edsheeran

Tag someone that likes snacks

♬ 2step (feat. Lil Baby) - Ed Sheeran

¿Cómo hacer un éxito para Spotify?

En otro ejercicio de nostalgia, esta oleada de críticas nos transporta a 2006, cuando la empresa sueca de streaming de música Spotify comenzó a absorber artistas. Durante los primeros años, muchos y muchas artistas se negaban a entrar en su juego, a dejar de vender discos y dejar que cualquier persona escuchara gratis su música.

Ahora, 16 años después no resulta imposible imaginar que alguien no esté en Spotify. ¿Cómo lo vamos a escuchar sino?

Y así, como anteriormente hizo la MTV y la entrada de los videoclips en nuestras vidas, Spotify ha modificado la forma de hacer canciones. Muchos artistas han criticado que esta plataforma ha impuesto un modelo único, un único formato del éxito.

Y en parte, así es. Aquí van algunos trucos para conseguir un éxito en Spotify.

Álbumes largos, canciones cortas

Aunque estamos acostumbradas y acostumbrados a escuchar singles, lo cierto es que la plataforma y el método de escucha premia la creación de álbumes largos, con muchas canciones pero cortas. Si echas un vistazo, las canciones han pasado de superar los 4 minutos a no rozar los 3 minutos. Y es que la atención de los y las oyentes cada vez es más reducida y existe el peligro de que pasen de canción antes de que acabe.

El estribillo, al principio

Otra tendencia que es cada vez más habitual es la de trasladar los estribillos de la parte central de la canción a la intro. Echando un vistazo a las listas de tendencias en Spotify, podemos ver como artistas como Bad Bunny, Shakira, Villano Antillano, Glass Animals o Justin Bieber utilizan estos inputs.

La razón de este cambio en la composición musical es que el algoritmo de Spotify solo premia aquellas canciones que se mantienen pasados los primeros 30 segundos. En una plataforma donde la mayor parte de los royalties se producen a través de listas de reproducción, tener un buen posicionamiento es fundamental.

De hecho, las intros largas están desapareciendo y lo frecuente es que antes de esos 30 segundos vitales de una canción escuches algún golpe de efecto que te genere curiosidad y ganas de seguir escuchando.

Beyoncé

Incluso la reina de la industria, Beyoncé, ha caído en alguno de estos trucos con su nuevo disco Renaissence que, aunque se resiste a la canciones cortas, sí podemos ver en su single Break My Soul cómo adelanta el estribillo hasta el segundo 20.

También apuesta por el truco mágico para hacer dinero en la era postcovid: la nostalgia. Y es que el álbum es un homenaje a 40 años de música de baile y del universo clubbing. Desde Donna Summer y James Brown hasta Skrillex, poniendo el énfasis en los ritmos que aportaron la población negra y LGTBIQ.

Y es que esta reina también se ha subido al carro de TikTok. El 14 de julio abría su cuenta como solo ella puede hacerlo, con una recopilación de vídeos de fans bailando el hit. De hecho, hemos tenido que esperar al 29 de julio para ver su cara y ni siquiera es un vídeo nativo de TikTok, sino el teaser del videoclip del single.

@beyonce Seeing y’all release the wiggle made me so happy! Thank you so much for all the love for BREAK MY SOUL! - Love B —#RE NAISSANCE #BRE AKMYSOUL ♬ BREAK MY SOUL - Beyoncé

Sea una tienda de discos, una radio musical, el nuevo canal de la tele de éxitos o las redes sociales, la tecnología cambia constantemente la manera en la que consumimos y producimos música. Rosalía lo sabe, y como una mariposa, se transforma. ¿Cuál será su próximo truco tecnológico para triunfar?