En julio de 2008, un auto judicial establecía medidas cautelares para impedir la emisión de contenidos de Telecinco en YouTube. Meses después el juez ratificaba el auto, obligando a Google (propietaria de YouTube) a que retirara los contenidos que Telecinco le indicase que infringían sus derechos. En aquel momento, ambas compañías se mostraban muy satisfechas con la decisión judicial, Telecinco porque obligaba a Google a retirar los contenidos, y Google, porque obligaba a Telecinco a identificarlos individualmente.

Ahora el Juzgado de lo Mercantil Nº7 de Madrid ha dictado sentencia y se repite una situación similar en la que ambas partes dicen estar satisfechas con la sentencia.

Desde Google declaran que: "Estamos muy satisfechos con la decisión judicial. La victoria de hoy confirma que YouTube cumple con la ley y ratifica las tesis que hemos venido defendiendo a lo largo de todo el procedimiento. La sentencia reconoce que, legalmente, YouTube es un mero intermediario de servicios de alojamiento de contenidos y, por tanto, no puede ser obligado a controlar con carácter previo los vídeos subidos por los usuarios.  

En la práctica, la decisión judicial supone que son los titulares quienes deben identificar y notificar a YouTube de forma individualizada los vídeos que vulneran sus derechos de propiedad intelectual, para que YouTube pueda proceder a su retirada. Además, YouTube ofrece a los titulares de derechos de propiedad intelectual una herramienta tecnológica gratuita, denominada Content ID, que les permite proteger sus contenidos de forma automática y evitar que sean subidos a la plataforma si así lo desean.  Más de 1.000 grupos de comunicación en todo el mundo utilizan en la actualidad esta herramienta de forma efectiva, incluyendo las principales cadenas de televisión”.

Por su parte Telecinco también sostiene que "el juzgado da la razón a la cadena" aunque ya ha presentado un recurso de apelación ante la Audiencia Provincial de Madrid, pues considera que el juez "evita tomar una decisión que hubiera puesto en jaque el negocio nacional, e incluso internacional de YouTube y su propietario "Google".

En problema de fondo no es si se publican o no contenidos de Telecinco en YouTube, pues ambas partes están de acuerdo en que no se deben publicar, sino en cómo se identifican esos contenidos y a quien corresponde hacerlo. Mientras que Telecinco considera que es labor de Google y debe eliminar cualquier contenido de su cadena de forma genérica, Google entiende que con el volumen de vídeos que se suben a YouTube resulta imposible controlarlos manualmente uno por uno, y que debe ser Telecinco quien los identifique individualmente, o bien haga uso de las herramientas automáticas que ya utilizan otras cadenas de televisión y que ellos les proporcionan gratuitamente.