Las ventas totales de Facebook en su tercer trimestre fiscal, concluido el 30 de septiembre, ascendieron a 3.200 millones de dólares, lo que supone un crecimiento del 59 por ciento con respecto al mismo periodo del año anterior. Estas cifras han superado las expectativas de los analistas que estimaban una facturación algo inferior (3.120 millones).

Pues bien, aproximadamente dos tercios de esas ventas, o el 66 por ciento, procedieron de anuncios para dispositivos móviles, según la propia compañía, frente a poco menos de la mitad de hace un año.

La capacidad de Facebook para monetizar estos anuncios sobre pantallas más pequeñas había preocupado en el pasado a los inversores, pero Facebook ha espantado cualquier temor al respecto.

Incluso, la base de clientes de la red social progresó ligeramente en este periodo, un elemento básico para atraer y retener a los anunciantes. El número de usuarios que se conectó al menos una vez aumentó un 14 por ciento, hasta los 1.350 millones.

Mientras tanto, el número de usuarios que se conectan a diario, otra métrica importante, mejoró también un 19 por ciento, hasta los 864 millones.

El beneficio neto de Facebook casi se duplica en el último trimestre y alcanzó los 806 millones de dólares. El propio CEO de la compañía, Mark Zuckerberg, calificó los resultados de "fuertes" y el trimestre de "positivo".