La primera herramienta se llama Color y permite al usuario añadir un poco de tinte a las imágenes, resaltando las luces y las sombras con color; la otra se llama Fade, que permite difuminar los colores para dar a las imágenes la apariencia de que se han atenuado con el paso del tiempo.

Estas dos nuevas funcionalidades son una respuesta directa a la creciente popularidad de VSCO Cam, que lleva tiempo ofreciéndolas desde hace algún tiempo. Instagram deberá seguir añadiendo características que permitan ajustar y alterar las imágenes y, de esta forma, competir con otras aplicaciones móviles de edición de fotos.

Por supuesto, su gran ventaja seguirá siendo la potencia de su red social, pero no debe descuidar las herramientas de edición de las fotos y quedarse a la zaga.

Esta nueva versión 6.19.0 está ya en la tienda Google Play, unos días antes de que se ofrezca también en la app store de Apple. Una pequeña ventaja que no debería despreciarse.