Mozilla aprovechó el lanzamiento para anunciar que ha cerrado 29 vulnerabilidades de seguridad, dos tercios de ellas calificadas como “críticas” en el ranking de la propia compañía.

El principal avance de esta nueva versión, sin embargo, es lo que se ha denominado como “Social API”, un interfaz de programación de aplicaciones (API) que permite a los desarrolladores establecer conexiones a servicios de red social dentro del propio navegador.

El primer resultado es Facebook Messenger para Firefox, que presenta una columna lateral que muestra sesiones chat y actualizaciones, y nuevos comentarios, sin que el usuario tenga que ir a la web de Facebook. Otras herramientas adicionales incluyen desde notificaciones a peticiones de amistad y nuevos iconos en la barra del navegador.

Los usuarios de Firefox podrán además utilizar el Messenger en su página Facebook y el gigante de las redes sociales ha hecho pública una lista de preguntas y respuestas para aclarar dudas sobre su integración con Firefox.

Además, el nuevo navegador incluye una nueva función de seguridad, denominada “click-to-play” que automáticamente bloquea versiones antiguas de sus plug-ins, como Adobe Flash Player, Reader o Java.

Esta es una más de la serie de pasos que Mozilla está dando este año para reducir los ataques externos, incluyendo el bloqueo de enlaces Java antiguos.

La próxima actualización de Firefox está prevista para la primera semana del próximo año, ligeramente más tarde de su habitual ritmo de una nueva versión cada seis semanas.