La noticia la adelantaba A.V. Club. En enero de 2012, Facebook ajustó su algoritmo de difusión de noticias, de cientos de miles de sus usuarios, con el objetivo de observar sus reacciones y conocer cómo afectaba esto a su estado emocional como parte de un estudio científico.

Los resultados del mismo, publicados por la Academia Nacional de las Ciencias de Estados Unidos, muestran cómo los usuarios experimentaban emociones positivas o negativas en función de los mensajes en Facebook de sus amigos, sin ningún tipo de señal no verbal, es decir, sin necesidad de interactuar en persona.

Para lograrlo, los ingenieros de Facebook alteraron lo que veían 689.000 de sus usuarios en sus feeds de noticias, de forma que algunos veían mayoritariamente mensajes positivos y otros, en cambio, negativos, concluyendo que los primeros tenían sentimientos positivos frente a los negativos de los segundos y demostrando que las emociones expresadas en las redes sociales incluyen en nuestro estado de ánimo.

El estudio final asegura que "ha sido consistente con la Política de Uso de Datos de Facebook, que todos los usuarios aceptan a la hora de crear una cuenta" en la red social. Además, se subraya que todos los datos fueron analizados a través de un ordenador, reduciendo al mínimo la participación humana durante el procedimiento de observación de los posts.