QuickFire, con sede en San Diego, permite reducir, con su servicio de transcodificación la cantidad de ancho de banda necesario para ver vídeo online sin degradar su calidad. La tecnología de vídeo resulta cada vez más necesaria para Facebook, con más de 1.000 millones de vistas a imágenes al día.

"El vídeo es una parte esencial de la experiencia de Facebook. Estamos muy contentos de integrar QuickFire en nuestra estrategia que pretende ofrecer una experiencia de vídeo de alta calidad a los más de 1.300 millones de usuarios”, ha subrayado la compañía en un comunicado.

Miembros clave del equipo de aproximadamente 20 empleados de QuickFire se unirán a Facebook, según el CEO de la firma adquirida, Craig Lee.

El vídeo es un elemento clave para el negocio de la red social que debe recuperarle terreno a YouTube, propiedad de Google, pero también aportar calidad a muchos anunciantes que cada vez más optan por este vehículo para llegar al mercado.

La actividad de Facebook es intensa en estos primeros días del año, ya que también la semana pasada anunció la adquisición de Wit.ai, otra startup especialista en reconocimiento de voz.