Samsung ha conseguido ser noticia gracias al anuncio de su nueva televisión Micro-LED de 76 pulgadas. Pero... espera un poco antes de visualizar el televisión en su salón: las teles con esta tecnología todavía no llegarán al usuario medio y seguramente sea así durante muchos años.  

La tecnología micro-LED no es nada nuevo, ya que Samsung mostró por primera vez en el CES 2018 The Wall, un enorme televisor de 146 pulgadas que utiliza esta tecnología. 

Por otro lado, Sony lleva fabricando su propia versión llamada Crystal LED desde 2012. Promete una mejor calidad de imagen que el OLED sin sus inconvenientes, pero el problema principal es el precio de estas teles, que seguramente no se abarate en los próximos años. 

La gama Micro-LED de Samsung anunciada para 2021 en el CES consta de tamaños de 110, 99 y 88 pulgadas. Ayer, en su evento Unbox & Discover, el gigante coreano confirmó que una opción de tamaño de consumo de 76 pulgadas está "en la hoja de ruta futura", por lo que podría no llegar este año.

"Ahora, los consumidores pueden llevarse a casa la experiencia cinematográfica con un hermoso diseño de pantalla de borde a borde, sin necesidad de montaje e instalación profesional", dijo Samsung.

El modelo de 110 pulgadas cuesta la friolera de 170 millones de wones en Corea, unos 156.000 dólares, según ZDNET. Junto con el modelo de 99 pulgadas, saldrá a la venta en Estados Unidos en abril.

Comparemos con un tamaño similar de 75 pulgadas del televisor Neo QLED 8K de Samsung, el QN900A, que utiliza Mini-LEDs. Este se está enviando en los Estados Unidos por 6.999 dólares, por lo que incluso eso está fuera del alcance de la mayoría de los consumidores que actualizan su sala de estar.

Una gran empresa de pantallas como Samsung ya ha tardado años en anunciar un modelo Micro-LED de tamaño razonable, e incluso 76 pulgadas es demasiado grande para los hogares de muchas personas a pesar de la marca de consumo.

Hasta que los costes de fabricación se reduzcan drásticamente, Micro-LED solo será accesible para aquellos con cuentas bancarias muy saneadas, o para cualquiera que esté dispuesto a endeudarse mucho con la tarjeta de crédito para hacerse con uno.

¿Por qué? Bueno, puede parecer una versión más pequeña del Mini-LED, pero la tecnología es más parecida al OLED. Cada LED es controlable individualmente y crea la imagen, por lo que no requiere un panel LCD tradicional delante.

Sin embargo, a diferencia del OLED, los Micro-LED no son autoemisivos, por lo que no tienen los inconvenientes del OLED, como el brillo limitado y el riesgo de que la pantalla se queme.

Sin entrar en demasiados detalles, es muy difícil fabricar estos LEDs más pequeños sin que se produzca una menor potencia lumínica. Hacerlos funcionar con más fuerza para contrarrestar eso significa más uso de energía y calor, recordando que hay millones en cada televisor -casi 25 millones para una resolución 4K-, ya que se necesitan LEDs rojos, verdes y azules para cada píxel.

Construir un tamaño más pequeño para que quepa en una sala de estar también significa apretar todos esos Micro-LEDs más juntos. Así que puede hacerse una idea de los retos a los que se enfrentan los fabricantes de televisores para introducir esta tecnología en un chasis de televisor normal.

Incluso el Mini-LED, que tiene 30.000 LEDs para un modelo de 86 pulgadas, no es nada barato. La nueva gama de LG será bastante cara y sus rivales, como Sony, ni siquiera utilizan Mini-LED. Además, los estudios de UBI no prevén que los Mini-LED superen a los OLED hasta 2024, por lo que cabe imaginar que el momento de brillar de los Micro-LED llegará años después.

Así que, si estás pensando en ir a MediaMarkt para conseguir un televisor Micro-LED sin arruinarte, mejor piénsalo de nuevo. Mientras tanto, echa un vistazo a nuestra tabla de los mejores televisores.