El término “carga inalámbrica” ha aparecido hace relativamente poco en la industria de los teléfonos móviles, ya que muchos fabricantes la han empezado a usar para referirse a diferentes cosas.

Lo que la mayoría de personas entiende por “carga inalámbrica” como carga inductiva, es decir, aquella transferencia de electricidad a través de ondas para que el dispositivo receptor se cargue, similar a lo que utiliza el Apple Watch.

El estándar utilizado se llama Qi, que ha sido desarrollado por la multinacional Wireless Power Consortium y permite que esa transferencia de electricidad se pueda producir en distancias de hasta 4 centímetros.

Ahora bien, hay que dejar clara una cosa. La gente a veces confunde el término con el hecho de que no se necesiten en absoluto cables. Eso solo es cierto para describir el vínculo físico entre el móvil y el cargador, pero este último necesitará estar enchufado.

¿Pero en qué consiste exactamente un cargador inalámbrico? ¿Puede utilizarse en cualquier teléfono móvil? Las respuestas a estas preguntas las encontrarás aquí, aunque recomendamos echarle un vistazo a Macworld para cómo funciona en iPhones.

Cómo utilizar un cargador inalámbrico

Si tu teléfono es compatible con la carga Qi, lo único que necesitas es una base de carga Qi. Si visitas Amazon, verás que este tipo de dispositivos pueden costar desde 15 € a mucho más, según la marca y la calidad del producto.

Además del precio, lo que diferencia principalmente una base de otra es su velocidad y su diseño. Algunas de ellas tendrán una plataforma para mantenerse de pie, otras conseguirán una carga más rápida…

Ahora bien, algo que tienes que tener en cuenta antes de comprar un cargador inalámbrico y los nuevos iPhones es que Apple solo es compatible con aquellos cargadores IQ certificados, por utilizar el mismo término empleado por los de Cupertino.

Puede que alguno de los dispositivos más baratos no sean certificados pero funcionen igualmente con un iPhone como lo hacen con cualquier otro móvil compatible. Sin embargo, tras una actualización del software, quizás te encuentres con que ya no es así.

El proceso para utilizar una base de carga inalámbrica es muy simple. Primero, tendrás que enchufar a una toma de corriente la base en cuestión y posteriormente situar tu teléfono encima, que empezará a cargarse de inmediato si es compatible con la tecnología Qi.

Cómo añadir el estándar Qi en un móvil no compatible

¿Qué pasa si no dispones de un móvil compatible con la tecnología Qi? Aunque no pueda parecerlo en un principio, no necesariamente tienes que tener un smartphone que sí lo sea para disfrutar de una carga inalámbrica, aunque no sean las más bonitas del mercado.

Por ejemplo, para los modelos más antiguos de iPhone con un puerto Lightning -es decir, del iPhone 5 al iPhone 7 Plus-, existe un receptor iQi Mobile muy asequible que te permite activar esa tecnología en tu dispositivo cuando se utiliza con una base de carga compatible.

El receptor en cuestión se conecta a tu teléfono con un cable muy delgado y se queda pegado a la parte trasera de tu smartphone. Ahora, solo tendrás que ponerlo encima de la base asegurándote de que está en contacto con el receptor.

Por suerte para los usuarios de Android, los smartphones compatibles con un cargador micro USB pueden utilizar el receptor de EooCoo, que funciona de forma similar al anterior, ya que también deberás conectar el cable micro USB del receptor a tu móvil.

Si eres de los afortunados que puede sacar la carcasa trasera del teléfono, existe también la opción de poner ese mismo receptor pero por la parte interior, de modo que quedará mucho más disimulada todavía.