En PCWorld España, analizamos todo tipo de productos para comprobar si merece la pena o no gastarse el dinero en ellos. A continuación te explicamos cómo es el proceso de análisis de productos de audio, incluidos los auriculares y los altavoces.

Audio es una de las categorías más fáciles de probar porque a todo el mundo nos gusta escuchar música, la radio o podcasts. Eso significa que podemos analizar sus productos simplemente en nuestro día a día y mientras trabajamos en otras cosas.

Obviamente, no solo los probamos cuando estamos sentados en la oficina, sino que también nos aseguramos de utilizar los auriculares y los altavoces en otras habitaciones y en situaciones distintas como en el transporte público o en la calle.

De hecho, utilizar unos nuevos auriculares mientras nos desplazamos para venir a la oficina es increíblemente importante si queremos comprobar cómo de bien (o de mal) aíslan del ruido ambiente si aseguran tener cancelación de ruido.

Como un par de zapatillas nuevas, los productos de audio necesitan ser utilizados un tiempo antes de que los controladores puedan ofrecer el mejor sonido. Es por esto que los utilizamos durante horas para poder determinar si son de calidad o no.

Muchas horas de prueba significa que podremos tener una idea de cómo suena el dispositivo, si es cómodo de usar o no (sobre todo en el caso de los auriculares) y también si las cifras de vida de la batería ofrecidas por el fabricante concuerdan con la realidad o no.

Nuestros expertos y expertas analizan los productos utilizando una amplia variedad de géneros musicales. También cuentan con una lista de canciones que conocen casi de memoria para notar las diferencias entre dispositivos.

No solo probamos el dispositivo en sí, sino que resulta importante analizar también cualquier aplicación, mando, micrófono, asistente digital, sensor u otro accesorio que lo acompañe. Hay que comprobar si realiza la función asignada.

Una vez hemos utilizado el dispositivo durante un tiempo suficiente, procedemos a escribir la review y a darle una puntuación basándonos en varios factores y en el contexto global del mercado.

También determinamos su calidad teniendo en cuenta su rendimiento, las prestaciones que ofrece y su calidad de fabricación. Resulta igualmente importante explicar cuál es su relación calidad-precio.