Toshiba ha anunciado que comenzará a fabricar discos de estado sólido SSD basados en memorias flash. Las primeras unidades estarán disponibles en primavera de 2008y se fabricarán en tres versiones: 32, 64 y 128 GB.

Gracias a la incorporación de un controlador MLC se ha podido aumentar la densidad de almacenamiento y llegar a 128 GB en formato de 1,8". Tienen una velocidad de lectura de 100 MB/s y de 40 MB/s en escritura y se fabrican con interfaz SATA2.

Los dispositivos SSD son el futuro del almacenamiento en dispositivos portátiles de todo tipo, y el aumento de su capacidad con un coste reducido permitirá extender su uso.