En casi todas nuestras reviews de smartphones, tablets y portátiles verás que mencionamos la cantidad de RAM que tiene cada dispositivo.

Es una forma fácil para los fabricantes de diferenciar entre las distintas configuraciones de un mismo producto, teniendo en cuenta lo fundamental que es para el rendimiento de cualquier ordenador.

En pocas palabras, la RAM es un componente que proporciona la memoria a corto plazo de tu dispositivo. Almacena temporalmente los datos que necesitas para las tareas actuales o inminentes, antes de borrarlos una vez que ya no son necesarios (cuando apagas el dispositivo, por ejemplo).

Esto incluye todo lo necesario para mantener el sistema operativo en funcionamiento, así como las aplicaciones abiertas, como los navegadores web, el software de edición y los juegos.

También es la razón principal por la que puedes volver a realizar estas tareas casi sin interrupción. La gran ventaja de la RAM frente a un SSD u otro tipo de almacenamiento flash (también conocido como ROM) es que puede recuperarse casi instantáneamente.

Todos los datos almacenados en la RAM se borran cuando terminas esa tarea: ese es el punto en el que puedes guardarlos en la ROM para usarlos en el futuro. Esta es la razón principal por la que necesitas mucha menos RAM, ya que es casi imposible llevar cientos de GB de operaciones a la vez.

Estos son los mejores smartphones de 2021. 

¿Cuánta RAM necesito?

Esto nos lleva a la siguiente gran pregunta: ¿cuánta RAM necesito realmente? No hay una respuesta única para todos los casos, ya que dependerá del dispositivo que utilices y del uso que quieras darle.

Las tareas más complejas suelen seguir realizándose en un PC, por lo que es ahí donde se suele encontrar la mayor cantidad de RAM. Esta puede superar 1 TB, pero, como hemos dicho antes, es una exageración para la gran mayoría de la gente.

Los PCs para juegos y los portátiles de gama alta suelen venir con 16 GB, pero para el uso diario 8 GB deberían estar bien. La gran ventaja de los ordenadores de sobremesa es que la memoria RAM suele poder actualizarse manualmente, ya sea para utilizar una tecnología mejorada o para añadir GB adicionales.

Los 8 GB también son un estándar en los teléfonos Android, aunque se puede prescindir de 6 GB o incluso 4 GB para las tareas más básicas. Los buques insignia como el Samsung Galaxy S21 Ultra vienen con hasta 16 GB, que es también lo que encontrarás en las consolas de nueva generación como la PS5 y la Xbox Series X.

Sin embargo, también es cierto que los iPhones suelen necesitar menos memoria RAM que sus homólogos de Android, e incluso el 12 Pro Max de gama alta solo ofrece 6 GB.

Una de las razones principales es la estrecha integración que tiene Apple entre el hardware y el software de sus dispositivos, además de utilizar un lenguaje de programación más eficiente que no sería posible para Android y sus numerosos fabricantes de teléfonos.



¿Cuáles son los dos tipos de RAM?

En la actualidad existen dos tipos principales de memoria RAM: la dinámica (DRAM) y la estática (SRAM). La DRAM es el estándar que se encuentra en la mayoría de los ordenadores modernos y se compone de un transistor y un condensador en un circuito integrado.

Para retener los datos, necesita recibir una nueva carga eléctrica cada pocos milisegundos. Esto puede conseguirse mediante una fuente de alimentación directa en el caso de los ordenadores de sobremesa y las consolas de juegos, o desde la batería interna de los ordenadores portátiles y los dispositivos móviles.

Hay tres tipos diferentes de DRAM, pero la más popular en la tecnología moderna es la de doble velocidad de datos (DDR SDRAM). Ahora, en su cuarta generación (DDR4), duplica el ancho de banda de la DRAM normal sin aumentar la velocidad del reloj.

La SRAM suele ser más rápida, pero suele ser cara y requiere una fuente de energía constante para mantener los datos en la memoria. En los dispositivos diseñados para ser portátiles, está claro que este tipo de RAM no es adecuada.

Si acabas de actualizar la memoria RAM de tu ordenador de sobremesa, te explicamos cómo optimizarla para obtener el máximo rendimiento.

¿Quieres saber más sobre otros componentes? Echa un vistazo a nuestros artículos ¿Qué es una CPU? y ¿Qué es una GPU?