Solo tres semanas después de que Apple lanzara su chip M1 basado en ARM, quizás pensabas que Qualcomm mencionaría sus propios chips ARM para PC en su evento Tech Summit anual. Pero no lo hizo. Eso sugiere que la compañía tiene algo preparado más allá del Snapdragon 8cx Gen 2 5G anunciado en septiembre.

Los procesadores Snapdragon Compute de Qualcomm son el fundamento de los Windows en ARM. La compañía entró al mercado de forma abrupta en 2018, con el lanzamiento del Snapdragon 835 para PCs como el Asus NovaGo en abril y el Snapdragon 850 en la tablet Galaxy Book 2 en octubre, y luego el Snapdragon 8cx en diciembre.

Todos estos esfuerzos no han llegado muy lejos. El Snapdragon 8cx ofreció una autonomía de la batería excelente, su gran atractivo, pero no podía competir en rendimiento. Intel atacó con pantallas de bajo consumo y baterías potentes mediante su Proyecto Atena y las iniciativas Intel Evo.

Tuvo que pasar un año entero para que Qualcomm anunciara el Snapdragon 7c y el 8c a finales de 2019: unos chips más baratos y lentos que no iban a solucionar el problema de rendimiento.

El último Snapdragon 8cx Gen 2 5G debuta en el Acer Spin 7, y Microsoft lo ha adaptado para el Surface Pro X actualizado, pero es tan solo una actualización con mejor velocidad del 8cx de hace dos años.

Qualcomm: Un vaso medio lleno

Con la llegada del procesador M1 de Apple, que ha recibido magníficas reseñas en el MacBook Air con M1, Qualcomm debería haber respondido mejor. Los Macs con M1 funciona bien en cualquier circunstancia, incluso las apps desarrolladas para procesadores Intel pudieron ejecutarse bien con el emulador Rosetta de Apple.

Unos informes sin confirmar sugieren que las apps de Windows incluso funcionan significativamente mejor con el M1 de Apple que con el Microsoft Surface Pro X con procesador Snapdragon.

La compañía justifica la ausencia del procesador Snapdragon para PC de diferentes maneras. “No cabe ninguna duda de nuestro compromiso con Snapdragon Comute: Seguimos innovando, y nuestras soluciones se encuentran en un buen momento en todo el ecosistema”, dijo en un correo un representante de Qualcomm.

Otro portavoz dijo que la ausencia de chips para PC se debió a que Qualcomm decidió limitar su conferencia virtual a su nueva plataforma móvil, y no a los procesadores para PC.

Qualcomm Snapdragon 8cx Gen 2 5G

El representante de Qualcomm añadió que la compañía está trabajando en su compatibilidad para “varios dispositivos que llegarán en diciembre/enero”, algo que indica que la industria de ordenadores seguirá ofreciendo compatibilidad con Windows en ARM en cierto modo.

A Cristiano Amon, el presidente de Qualcomm Inc., se le preguntó sobre Snapdragon en relación al procesador M1 de Apple. También declinó ofrecer algo más que un comentario mínimo sobre su compatibilidad y se refirió indirectamente a los Macs de Apple.

“Creo que lo que hemos visto en el último mes es una validación mayor de que esta era la decisión correcta, y nos emociona mucha”, dijo. Alex Katousian, vicepresidente sénior y manager general de la Unidad de Negocio Móvil en Qualcomm, aludió que “nuestro catálogo de productos... será cada vez más y más potente”.

Ninguna de estas respuestas fueron el comentario definitivo que cualquiera en la comunidad Windows se esperaba del que parece el único proveedor de chips ARM en la industria de ordenadores Windows.

Si somos pesimistas, parece que Qualcomm ha llegado a su tope en el mercado de PC. El Snapdragon 8cx Gen 2 5G es, al fin y al cabo, una simple actualización de una arquitectura que ya tiene dos años, y que para empezar ya no era muy competitivo.

Qualcomm ha situado su silicón frente a los chips Lakefield de bajo consumo de Intel porque, siendo realistas, no puede competir con los procesadores Intel Core.

Qualcomm Snapdragon

Windows en ARM necesita ayuda

El hecho es que Windows en ARM tiene algún problema, y eso es siendo generosos. Microsoft todavía no ha lanzado ningún emulador mejorado que añada compatibilidad para el chip Snapdragon para que pueda ejecutar código de 64 bits X86, el formato en el que la mayoría de apps Windows son desarrolladas.

Ahora, pocas semanas después de que esperábamos con optimismo que el lanzamiento de los Macs con M1 le dieran ese empujón que necesitaba a Windows en ARM, lo cierto es que nos parece muy ingenuo.

¿Podrían estar trabajando en un nuevo chip y un emulador potente? Claro, pero nadie nos está diciendo: “Espera y verás”. Sin emulador ni un arquitectura ARM actualizada y más rápida, el futuro de Windows en ARM parece todavía menos prometedor que hace unas semanas.

Artículo original publicado en PCWorld US.