El mes pasado, Sony presentó DualSense Edge, un controlador premium de PlayStation 5. Con joysticks intercambiables y controles personalizables, es exactamente el tipo de gamepad de alta gama que los fanáticos estaban esperando de la compañía nipona. 

Se trata de un dispositivo rival del Xbox Elite de Microsoft, que ya va por su segunda generación de desarrollo. Y es que la propia Sony ha llegado a sentirse un poco agraviada por el clamor de la gente por actualizar el controlador DualSense predeterminado de la PS5. 

Después de todo, no se queda atrás, e incluso como un dispositivo de nivel de entrada, es capaz de ofrecer algo que ningún pad de Xbox ofrece: disparadores adaptativos y hápticos avanzados.

Esto va mucho más allá de las vibraciones básicas introducidas en los juegos por el complemento Rumble Pak del N64 en 1997, lo que permite a los jugadores sentir la tensión de una cuerda de arco que se tensa al disparar a la diana. 

Los tiradores como Deathloop lo usan para crear una sensación de gatillo diferente para cada arma, o incluso para simular la sensación de que un arma se atasca cuando se bloquea el gatillo.

Por supuesto, los hápticos van mucho más allá de los juegos. Probablemente los encuentres más en tu teléfono, donde los tonos de llamada y las alertas de texto se han eliminado gradualmente en favor del suave zumbido del modo de vibración. 

Este año han ido un paso más allá cuando iOS 16 ha presentado la opción de agregar retroalimentación háptica al teclado mientras escribes, una configuración con la que los propietarios de Android están más familiarizados, ya que la desactivaron hace una década por ser molesta. 

Maneja el trackpad

Quizás Apple finalmente se ha animado a añadir respuestas hápticas en el teclado del iPhone después de la aceptación tan positiva que ha tenido el trackpad háptico integrado en ciertos MacBooks desde 2015. 

Apodados como 'Force Touch', estos trackpads en realidad no se mueven, ya que en lugar de basar su funcionamiento en las láminas de vidrio estáticas, usan sensores para detectar su entrada y hacer sonar el teclado para que sientas el 'clic'.

Trackpad en Huawei MateBook X Pro

La implementación de Apple no cambia nada en la forma de cómo usamos nuestros ordenadores portátiles. Aquí es donde entra en juego la empresa Aito con su lema de traer las superficies a la vida.

La empresa de tecnología háptica con sede en Ámsterdam ya suministra trackpads hápticos a grandes marcas fabricantes de portátiles con Windows, y sus ambiciones van más allá: cambiar los trackpads de los portátiles tal como los conocemos hoy en día.

Para los fabricantes, un beneficio inmediato de un trackpad háptico es que es más pequeño que un trackpad tradicional, lo que les permite mantener un diseño de los ordenadores portátiles más delgados, o bien, contar con mayor espacio para sus baterías. 

La versión de la tecnología de Aito tiene solo 2,4 mm de grosor, más delgada que una almohadilla mecánica y menos de la mitad de la profundidad de la tecnología de Apple.

Aito también afirma que sus hápticos son más avanzados que los de Apple, gracias al uso de doce puntos diferentes para detección y retroalimentación. El uso conjunto de estos puede detectar la posición precisa de tu dedo. 

Trackpad Aito

Al conducir diferentes intensidades de retroalimentación a diferentes puntos, puede brindar sensaciones sorprendentemente realistas en puntos específicos, en lugar de simplemente mover todo el panel táctil como uno solo.

Incluso para un clic básico, sus hápticos son capaces de engañar al cerebro para que piense que el panel táctil se está moviendo, una asociación que es casi imposible de obviar. Solo cuando el portátil está apagado, se nota que nada se mueve.

Más que un simple clic

Sin embargo, los hápticos pueden ir mucho más allá de lo que puede ser un clic mecánico. Las opciones más avanzadas incluyen diferentes sensaciones para clics con uno, dos o tres dedos. 

Simular la sensación de una rueda de desplazamiento del mouse mientras se desliza hacia abajo en una página; o crear la misma tensión similar a un resorte del DualSense para indicar lo fuerte que estás presionando la superficie. 

Hay resultados prácticos aquí. Una demostración que me mostró el CEO Nedko Ivanov creó una sutil tensión de deslizamiento cuando presioné y arrastré el cursor para seleccionar texto, desapareciendo una vez que lo solté.

Portátil con trackpad

Otra posibilidad está destinada a los fabricantes de gama alta, que quieren incorporar trackpads hápticos de forma invisible en el cuerpo de una computadora portátil, como lo ha hecho Dell en el XPS 13 Plus de este año (Aito no confirmaría ni negaría si su tecnología es responsable). 

A simple vista es imposible saber dónde termina el trackpad y comienza el chasis, pero un borde háptico invisible es todo lo que necesita el dedo.

La última generación de Huawei MateBook X Pro tiene su propio trackpad háptico, que lo usa como retroalimentación para nuevos accesos directos, como deslizar el dedo hacia abajo o hacia arriba en ambos lados para manejar el volumen y el brillo de la pantalla. 

También lo ha implementado en la parte superior de la zona touchpad, donde la barra de desplazamiento con un suave sonido clic nos permite avanzar o retroceder cuando manejamos la reproducción de vídeos, incluyendo en la plataforma de YouTube. 

Hasta ahora, esta tecnología se ha limitado a dispositivos premium caros, aunque Ivanov confía en que tiene un atractivo general que podría propiciar que llegue a otros dispositivos de la gama de entrada. 

“Diría que en los próximos dos años se filtrará al considerado segmento medio”, me dijo Ivanov, prediciendo que el gran cambio de paradigma se iniciará durante 2024.

Claves del futuro

Sin embargo, las ambiciones de Aito van más allá del panel táctil y quiere reemplazar casi todas las partes móviles del ordenador portátil moderno. Después de todo, si puedes simular un trackpad, ¿por qué no un teclado?

Ya estamos viendo a los fabricantes desarrollar dispositivos de doble pantalla como la gama Asus ZenBook Duo, o plegables del tamaño de una computadora portátil, como la recientemente actualizada ThinkPad X1 Fold de Lenovo , que utiliza un teclado magnético desmontable. 

Pero si la mitad inferior de nuestros portátiles realmente se convierten en una pantalla completa, entonces el teclado tendrá que desaparecer para siempre, tal como sucedió en nuestros teléfonos no hace mucho tiempo.

Escribir en un smartphone es una cosa, y hacerlo en un portátil es otra. Y como dice Ivanov, si vas a persuadir a los consumidores para que renuncien al teclado, entonces "deben tener una experiencia mucho mejor escribiendo en una pantalla que la que pueden obtener en un iPad".

Sin embargo, la tecnología de Aito se acerca de manera sorprendente a la realidad, gracias en parte a que incluye suficientes motores para brindar retroalimentación individualizada exactamente donde escribes, en lugar de hacer sonar todo el dispositivo como lo hace el  teléfono.

La implementación de Aito es natural y se siente rápida, e incluso habilita nuevas opciones como presionar más fuerte para escribir una letra en mayúscula, el tipo de ajustes personalizables que hipotéticamente podrían ayudar a escribir más rápido.

Portátil pantalla completa

¿Conquistará al sector de los gamers y amantes de los teclados mecánicos que discuten sobre los tipos de interruptores y las distancias que deben tener? No, pero no es necesario: la mayoría de los teclados de los portátiles ya brindan una experiencia de escritura comprometida. 

Aun así, es poco probable que los consumidores aprovechen la oportunidad de renunciar a su teclado 'real' en favor de una alternativa háptica. Pero los fabricantes tienen muchos incentivos para alentar a los compradores. 

Incorporar un teclado en una pantalla no solo permite tener portátiles más delgados, sino que también permite ahorrar grandes cantidades en costes de fabricación a largo plazo, liberando a las empresas de la necesidad de construir modelos con diferentes teclados para cada mercado o idioma.

Ivanov me dijo que Aito ya está trabajando con un OEM para implementar su teclado en pantalla, por lo que podríamos verlo llegar a corto plazo. También se está trabajando en un ratón háptico.

Todavía faltan algunos años para ver este tipo de implementaciones aplicadas a la vida real, pero la promesa de simplificar las cadenas de suministro al tiempo que se añaden nuevas funciones, garantiza que los hápticos están aquí para quedarse y, por lo que he visto, solo van a mejorar.