Para la mayoría de los estudiantes, un portátil en el que puedan confiar es una herramienta indispensable. No se puede subestimar el valor de un ordenador que puede ir a cualquier parte y funcionar durante horas sin tener que conectarlo a la corriente: es una de las pocas compras importantes de las que no te arrepentirás.

Pero si nos atenemos a un reciente estudio de Nvidia y UCAS, muchos estudiantes desearían haber elegido mejor y haber gastado un poco más. Más de un tercio (37 %) de los 600 estudiantes británicos encuestados dijeron que se arrepentían de haber comprado el portátil que acabaron eligiendo, y casi la mitad (48 %) creía que no habían investigado lo suficiente antes de comprarlo.

¿La recomendación de Nvidia? Comprar un portátil con una de sus GPU, por supuesto. Sin embargo, la respuesta no es tan sencilla. Es cierto que la mayoría de los estudiantes deberían evitar los portátiles más baratos para asegurarse de que el rendimiento está a la altura, pero no es necesario un chip gráfico discreto en la mayoría de los casos.

Portátiles económicos ≠ portátiles para estudiantes

Con tanta oferta, decidir qué portátil comprar en 2022 es más difícil que nunca. A no ser que estés seguro de que un MacBook es lo mejor para ti, hay cientos de opciones diferentes con Windows o Chrome OS.

Este último es sinónimo de estudiantes, lo cual es comprensible si se tiene en cuenta la enorme popularidad de los Chromebooks en el sector educativo. Pero, como explica Ben Berraondo, director de Relaciones Públicas de Consumo de Nvidia en Europa, "una de las cosas clave ahora es entender cómo han cambiado los estudiantes en los últimos 10-15 años".

El diseño básico de la mayoría de los portátiles es más o menos el mismo, pero la tecnología que contienen ha progresado rápidamente en ese tiempo. Berraondo cree que hay dos áreas clave en las que los estudiantes deben centrarse: "cómo utilizar un portátil" y "las principales aplicaciones que van a utilizar", tanto durante sus estudios como después de la titulación.

Pensar en qué se va a usar es una forma valiosa de determinar qué es lo más importante. Los Chromebooks siguen siendo una buena opción para alguien con "cosas orientadas a los datos y al procesamiento de textos", según Don Woligroski, director senior de Marketing de Tecnología de Procesadores Móviles de AMD.

Pero si estás más familiarizado con Windows o valoras el soporte extra que ofrece, "cualquier portátil delgado y ligero te servirá. En 2022, las especificaciones son muy buenas".

Como es lógico, Woligroski recomienda los dispositivos con una CPU AMD Ryzen, pero no hay que olvidarse de Intel. Ambas empresas tienen muchas ofertas económicas, pero la plataforma Evo de Intel permite elegir un portátil fino y ligero sin sacrificar en rendimiento ni en diseño.

Samsung Galaxy Book Pro 360

El evangelista sénior de ventas técnicas de Intel, Simon Lambden, se empeña en señalar que todos los portátiles Intel Evo "admiten la activación instantánea, al menos nueve horas de duración de la batería, carga rápida a través de USB-C y una gran conectividad como Thunderbolt 4".

Lambden cree que "características como esas son las que hacen que la experiencia diaria de usar un portátil sea un placer, más allá de las velocidades brutas y las alimentaciones de una CPU o una GPU."

Pero mientras la mayoría de los dispositivos Intel Evo utilizan gráficos integrados, Nvidia defiende sus GPU discretas para portátiles. Entonces, ¿cómo decidir cuál es la más adecuada para ti?

Una GPU discreta solo será necesaria para algunos estudiantes

Lo primero que hay que tener en cuenta es el precio. Como es lógico, optar por un portátil con una GPU discreta casi siempre cuesta mucho más que el equivalente con un chip gráfico integrado en la CPU.

Sin embargo, es posible conseguir un dispositivo con Nvidia RTX por unos 600 €, lo que Berraondo describe como "realmente estupendo para el trabajo que hacen los estudiantes".

Woligroski está de acuerdo en que las GPU discretas son necesarias en algunos escenarios, pero argumenta que los gráficos integrados en algunos portátiles de la serie Ryzen 6000 pueden "ejecutar [aplicaciones] de creación y cargas de trabajo de juegos Full HD a 1080p".

Esto último no es algo que requieran los cursos más habituales, pero comprar un portátil capaz de ejecutar juegos exigentes podría suponer un ahorro de cientos de euros en una Xbox o una PlayStation por separado.

Lambden comparte esta opinión y cree que "en los últimos años hemos visto un salto espectacular en el rendimiento de las GPU integradas". Sin embargo, "cualquiera que utilice software de modelado 3D, aplicaciones CAD, aceleración de IA o edición de vídeo 4K (por nombrar solo algunos) se beneficiará enormemente de tener una GPU discreta".

Así pues, la mayoría de los estudiantes no necesitarán una GPU discreta, pero es posible que quieran una para jugar a los últimos juegos (de más de 1080p) en su tiempo libre. Sin embargo, hay un número reducido de estudiantes para los que una GPU dedicada es aconsejable o incluso necesaria para sacar el máximo partido a su formación.

Un dispositivo puede hacerlo todo, pero no es necesario

Uno de los argumentos a favor de una GPU discreta es que permite que un portátil se convierta en un dispositivo "todo en uno" para muchas personas.

Al ser la "compra número uno de los estudiantes en términos de coste", Berraondo describe el portátil como "el núcleo de entretenimiento". El mismo dispositivo que se utiliza para estudiar suele servir para reproducir música, ver vídeos, crear contenidos y jugar.

Por supuesto, en la mayoría de los casos, los portátiles con GPU discreta resistirán mejor de estas tareas que una GPU integrada. Puede que quieras un portátil que lo haga todo, pero los diferentes tipos de ordenadores existen por una razón.

Los ordenadores de sobremesa, por ejemplo, suelen ofrecer el mejor rendimiento y sus componentes pueden cambiarse fácilmente (a diferencia de los portátiles), pero no puedes llevarlos contigo.

Por otro lado, los estudiantes pueden querer una tablet con lápiz óptico y teclado desmontable, especialmente si funciona con Windows, como la Surface Pro 8.

Microsoft Surface Pro 8

Además, hoy en día no resulta nada molesto utilizar un sistema operativo móvil (como Android 12) junto con un sistema operativo de escritorio (como Windows 11), siempre que encuentres aplicaciones y servicios específicos que puedan compartir archivos y datos en todos tus dispositivos.

Y, por supuesto, hay muchos servicios de almacenamiento en la nube que facilitan esta tarea.

Si estás a punto de comprar un portátil para la universidad o el instituto, merece la pena gastar un poco más de lo que tenías pensado para conseguir un dispositivo más potente.

Los portátiles económicos pueden parecer tentadores, pero pueden no estar a la altura de las circunstancias, y puede que te encuentres entre los que se arrepienten de su compra en cuanto empieces a estudiar en septiembre u octubre.

Pero probablemente no necesites un portátil con una GPU discreta a menos que sepas que vas a tener que utilizar aplicaciones que no funcionarán bien sin ella, y vale la pena pensar bien si un portátil es definitivamente la mejor opción.

Para muchos, sin embargo, un portátil será la mejor opción: un único dispositivo que lo hace todo. Y para ayudarte a elegir el mejor modelo a comprar, nuestra guía de los mejores portátiles para estudiantes te explica todo lo que necesitas saber.

Artículo original publicado en Tech Advisor.