Cuesta creer que el primer smartphone con una pantalla de alta frecuencia de refresco salió al mercado en noviembre de 2017. La pantalla de 120 Hz del Razer Phone original estaba dirigida principalmente a los jugadores, pero la tecnología se ha extendido rápidamente a innumerables dispositivos enfocados al consumidor.

Con la excepción del iPhone de Apple, ahora sería difícil encontrar un buque insignia con una pantalla de 60Hz, mientras que teléfonos tan baratos como el Xiaomi Poco X3 de 199 € tienen un panel de 120Hz.

La lógica sugiere que los portátiles serán el siguiente factor de forma importante en adoptar altas tasas de refresco. Una vez más, los dispositivos para juegos han sido los primeros en adoptarlos, con pantallas de hasta 300 Hz. Parece que es solo cuestión de tiempo que esto se filtre a los dispositivos de consumo cotidiano.

Sin embargo, habrá que tener paciencia. La pandemia del coronavirus ha disparado la demanda de portátiles, e incluso ahora el sector educativo informa de la escasez de dispositivos adecuados para la educación en casa.

Teniendo esto en cuenta, no es de extrañar que los fabricantes den prioridad a un rendimiento sólido y a un diseño portátil por encima de este tipo de adornos.

En el CES 2021, Lenovo presentó uno de los pocos portátiles de alta frecuencia de actualización orientados al consumidor que han llegado al mercado. El Yoga Slim 7i Pro tiene una pantalla de 90 Hz, chips Intel de 11ª generación y la opción de una GPU Nvidia discreta, pero un precio acorde: es probable que cueste más de 1.000 euros.

Por qué no hemos visto más portátiles de alta frecuencia de refresco

Aparte de la demanda de los clientes, el otro gran factor es el precio. Sencillamente, sigue costando mucho más incluir una pantalla de alta frecuencia de refresco que una de 60 Hz. Por eso, el Asus ROG Zephyrus G14 y el Acer Predator Helios 300 parten de 1.099 y 1.299 euros respectivamente.

Tradicionalmente, los portátiles con alta tasa de refresco han tenido tendencia a reducir la precisión del color y el contraste de la pantalla. Esto puede haber hecho que algunos fabricantes sean reacios a adoptar esta tecnología, pero la fuerza de la pantalla del Razer Blade Stealth ha demostrado que no es necesario hacer estos sacrificios.

Al igual que con sus teléfonos, Apple parece haber adoptado un enfoque diferente. El nuevo chip M1 de sus portátiles MacBook (como el nuevo Air) ofrece grandes mejoras en el rendimiento y la eficiencia energética, dos áreas que probablemente se noten más en el día a día.

La compañía no ha rehuido la tecnología por completo -está en el iPad Pro, después de todo-, así que no descartes que los portátiles de Apple con alta tasa de refresco estén en un futuro próximo.

¿Alta tasa de refresco u OLED?

Aparte de la potencia de procesamiento, la pantalla es una de las formas más comunes de distinguir un portátil premium de sus hermanos más asequibles. La escasez de portátiles de consumo con alta tasa de refresco significa que probablemente tendrás que elegir entre esto y una pantalla OLED.

Ambas son "agradables de tener" más que una necesidad en un portátil de uso diario para la productividad, pero eso cambia si también quieres utilizarlo para consumir contenidos o jugar.

Los colores intensos y los negros profundos de una pantalla OLED ofrecen ventajas notables a la hora de ver películas o programas de televisión, pero los jugadores apreciarán la fluidez adicional que ofrece una pantalla con alta frecuencia de refresco.

Sin embargo, las pantallas OLED aún no han llegado a los portátiles económicos, por lo que es probable que tengas que pagar cuatro cifras en cualquier caso.

Samsung podría estar liderando el camino

En caso de que los portátiles de alta frecuencia de refresco se conviertan en la norma, parece que Samsung va por delante. Como informó Business Wire, en enero de 2021 la empresa coreana comenzó a producir en masa pantallas de portátiles de 90 Hz, antes de un presunto despliegue en dispositivos en un futuro relativamente cercano.

Es probable que esto comience con el propio hardware de Samsung, como el próximo Galaxy Book Flex o Galaxy Book Ion, pero aún así esperaríamos ver que más portátiles adopten la tecnología en un futuro próximo.

Puede que los portátiles de consumo con alta tasa de refresco aún no estén disponibles de forma generalizada, pero parece que es solo cuestión de tiempo que se conviertan en el nuevo estándar de la industria.

Hasta que eso sea una realidad, probablemente habrá que conformarse con los 60 Hz. Para ver lo mejor del mercado en este momento, consulte nuestra tabla de mejores portátiles.

Si realmente quieres comprar un portátil con alta frecuencia de refresco, muchas de las opciones de nuestra tabla de mejores portátiles para juegos soportan 120Hz o más.