Según datos de IDC, en el segundo trimestre del año se suministraron 66,1 millones de PC, lo que representa una caída del 11,8 por ciento, un punto menos por debajo de las previsiones de la consultora para el trimestre. Aunque estaba previsto que las ventas de PC registrarían un fuerte descenso anual debido al fin del efecto XP y a la reducción de inventario en el canal ante el inminente lanzamiento de Windows 10, los tipos de cambio más débiles de las monedas extranjeras han aumentado los precios de los PC en muchos mercados, limitando las inversiones y complicando aún más la situación del mercado de PC.

"Aunque la caída en las ventas de PC del segundo trimestre fue significativa y ligeramente mayor de lo esperado, la tendencia general se ajusta a las expectativas", afirma Loren Loverde, vicepresidente de análisis de PC en IDC. "Prevemos que las ventas de PC seguirán disminuyendo un dígito durante el segundo semestre del año y que se estabilizarán en los próximos años. Esperamos que el lanzamiento de Windows 10 funcione relativamente bien, aunque muchos usuarios optarán por actualizarse a un sistema operativo gratuito antes de adquirir un nueva PC. La competencia de los dispositivos 2-en- 1 y smartphones sigue siendo un problema, pero la mejora del entorno económico contribuirá a estabilizar la demanda de PC en el futuro”.