La basura electrónica que se genera es cada vez mayor y crece a buen ritmo, indica este informe. Según Jaume Montané, cofundador del Grupo Monsan y experto en telefonía móvil, una de las razones del aumento de basura móvil es la corta duración de la vida de nuestros teléfonos debido, en gran parte, a que las baterías duran poco y optamos por cambiar el terminal.

¿Pero se recicla todo?

Los últimos datos disponibles en el Ministerio de Medio Ambiente indican que se pusieron en el mercado 702.000 toneladas de productos electrónicos y sólo se reciclaron 124.900, lo que lleva a la conclusión de que existe una falta de cultura del reciclaje de este tipo de dispositivos.

Por eso, son cada vez más las organizaciones que se unen para ofrecer el servicio de reciclaje y concienciación a los usuarios. Una de ellas es ECOTIC, aconseja los siguiente métodos de reciclaje: desmontar y separar manualmente los componentes del aparato, reciclaje mecánico (extracción y triturado del aparato), incineración y refinado (para recuperar los metales) y reciclaje químico (de metales preciosos como la plata o las placas de circuitos impresos.