Hasta no hace mucho tiempo, navegar por la web desde tu ordenador portátil se limitaba a hacerlo desde casa o desde la oficina, aprovechando la conectividad wifi que te brinda un acceso a Internet.

Con la proliferación de los contratos móviles con planes de conexión de datos infinitas, muchos son los usuarios que aprovechan la conectividad del móvil para hacer de punto de acceso a la red para conectar sus portátiles. 

No obstante, la tecnología ha evolucionado y las conexiones más tradicionales basadas en cable con Gigabit Ethernet, o incluso las inalámbricas por wifi, están dando paso a la conectividad constante por 4G. 

Cada vez es más habitual ver una amplia oferta de portátiles que son comercializados con soporte LTE. Es técnicamente algo similar a 4G, pero se puede usar generalmente para referirse a datos móviles en todas sus variantes y formas. 

Esto incluye el Yoga 5G de Lenovo, el primero de los que se espera sean muchos portátiles 5G que llegarán al mercado. 

¿Para qué necesitarías un portátil con LTE?

El beneficio clave es la conectividad constante y el adoptar el nuevo estándar de ‘Always-On’ que ya es un término que los portátiles están adoptando procedente de los smartphone. 

Las nuevas tecnologías y chipset con Windows 10 permiten que puedas tener aplicaciones ejecutándose y actualizándose en segundo plano, de manera que cuando abres la pantalla de tu portátil, ves tu correo actualizado, así como el resto de redes sociales y apps. 

Así, tener soporte LTE en un portátil significa que puedes permanecer conectado en todo instante y vayas donde vayas, sin necesidad de habilitar manualmente la conexión de datos de tu teléfono para poderte conectar, o bien, buscar una red wifi. 

Los grandes operadores de nuestro país (Movistar, Vodafone y Yoigo), entre otros, afirman tener cobertura 4G en un 99 % del territorio nacional, lo que significa que las ubicaciones sin conexión son muy pocas y distantes entre sí. 

Los puntos muertos se reducen a zonas de difícil acceso, como pueda ser en altitudes elevadas, el en mar, o bien en localizaciones rurales con escasa cobertura por el bajo despliegue de torres de conexión. 

El otro aspecto es la velocidad. Incluso 5G tiende a ser mucho más rápido que el wifi que encontrarás en muchos lugares públicos como aeropuertos, cafeterías o bibliotecas, con el aliciente de que 5G será entre 10 y 100 veces más rápido. 

¿Son los portátiles LTE más caros que los normales?

En líneas generales, sí. Añadir la tecnología necesaria para el soporte LTE inevitablemente significa que el coste aumenta. La cantidad varía enormemente, pero en general, puedes esperar tener que pagar un extra de 150 € adicionales por el soporte 4G. 

Esa es una comparación difícil de hacer, ya que es raro que los fabricantes ofrezcan exactamente el mismo modelo con y sin conectividad LTE. También está la cuestión de un contrato de datos por separado, que suele ser más caro que el de tu teléfono.

La aparición relativamente reciente de 5G significa que es mucho más caro aún. El Yoga 5G de Lenovo, el primer portátil 5G que previsiblemente llegará a España, costará más de 3.000 € asociado a un plan de datos de 2 años. 

Esto limita su elección a profesionales o empresas que verdaderamente necesiten dotar a sus trabajadores de una herramienta completa de trabajo con conectividad constante, allá donde vayan y sin depender del uso de otros dispositivos adicionales.

¿Por qué no usar un teléfono móvil como punto de acceso?

Esta es quizás una de las principales razones por las que no necesitas comprar un portátil con conectividad LTE. Para las pocas veces que la mayoría de las personas necesitarán datos en su portátil sin zonas wifi, puedes recurrir a los datos móviles de tu teléfono. 

Casi todos los contratos actuales te permiten usar tu teléfono como un punto de acceso personal y, es tan simple, como activar la configuración en tu teléfono y seleccionarla de la lista de redes wifi. Tendrás que ingresar la contraseña si es la primera vez que te conectas. 

Lo único que tendrás que tener en cuenta con este método es controlar tu asignación de datos mensual. Si bien los contratos de datos ilimitados se están convirtiendo en el nuevo estándar, volviéndose muy comunes, debes vigilar de cerca el consumo de tráfico. 

Aun así, merece la pena pagar un poco más para obtener una una tarifa de  datos superior si lo comparas con el coste que supone el desembolso por la compra de un ordenador portátil con conectividad LTE. 

¿Portátil con conectividad 4G o 5G?

Para la mayoría de las personas, los costes de un hardware significativamente más alto y el poco despliegue actual de cobertura de redes 5G en nuestro país indica que apostar por modelos 5G parece muy precipitado e innecesario. 

Sin embargo, existen excepciones. Si vives en un área con soporte 5G (como una gran ciudad) y cumples con un perfil específico de uso necesario, el portátil 5G puede proporcionarte un valor adicional. 

Esto podría suceder si confías en una conexión rápida mientras viajas todos los días o si deseas cambiar la conexión de banda ancha de tu hogar a una modalidad 5G. 

Para todos los demás, decir que merece la pena esperar al menos unos meses. La fuerte competencia entre fabricantes de hardware provocará que el precio de los portátiles con 5G disminuya a corto o medio plazo. 

Es por ello que no pasará mucho tiempo antes de que puedas elegir un dispositivo 5G dentro del rango de precios que la mayoría de las personas puede permitirse.

Consulta nuestro ranking de los mejores portátiles para este año. Otra opción puede ser adquirir un teléfono 5G que pueda garantizar mayor velocidad de conexión a tu portátil. Consulta nuestra lista de los mejores móviles con 5G de este año.