CPU vs GPU o viceversa. A decir verdad, detrás de las siglas hay mucha información técnica que no suele ir con el usuario de a pie, pero que sí debemos tener en cuenta a la hora de comprar un nuevo ordenador o portátil si queremos acertar en la compra. 

A continuación, te explicamos las principales diferencias entre CPU y GPU que debes saber para no perderte en una conversación cuando vayas a comprarte un nuevo equipo, y los aspectos más valorados por los que te pedirán más o menos dinero. 

¿Cuál es el significado de CPU?

Si empezamos por lo básico, cabe destacar que las siglas de CPU proceden de “Unidad Central de Procesamiento, también conocido por su nombre como procesador o chip. Es el núcleo de cualquier ordenador y hoy en día ofrece diversos núcleos o core de diferente velocidad. 

¿Cuál es el significado de GPU?

La abreviatura de GPU procede de “Unidad de Procesamiento de Gráficos” y normalmente está asociado a la tarjeta gráfica. Aunque algunos procesadores o CPU incluyen de serie un chip gráfico en su interior, las GPU suelen ser un chip dedicado a potenciar los gráficos del PC. 

¿Qué hace una CPU?

Sin entrar en demasiados tecnicismos, el procesador viene a ser el cerebro o componente principal de tu ordenador o dispositivo, pues es algo que se aplica también a tablet, smartphone, Smart TV, relojes inteligentes y cualquier otro dispositivo al uso. 

Viene a ser el motor de cualquier automóvil, elemento sin el cual, tu chasis o ruedas no irán a ninguna parte. Como sucede con los motores, hay infinidad de procesadores diferentes, aunque en el caso de ordenadores PC, la oferta está liderada por Intel y por AMD. 

En líneas generales, los aspectos clave en los que debes fijarte es en el número de núcleos que tenga y en las velocidades de reloj que pueden desarrollar. Las marcas los catalogan dentro de una nomenclatura, como Core i3, i5 o i7 por parte de Intel y Ryzen 5, 7 o 9 por parte de AMD. 

El hecho de tener más núcleos (hoy en día la mayoría tienen cuatro u ocho núcleos) significa que tu ordenador abordará mejor la multitarea. La velocidad, por su parte, indica que cuanta más alta sea la cifra, más rápidas podrá hacer las cosas o tareas. 

Hoy en día, sucede que la mitad de los núcleos de una CPU ofrecen una determinada velocidad, mientras que los otros tienen otra velocidad de reloj diferente. Con ello, el dispositivo puede elegir de manera inteligente qué núcleos utilizará para según qué tarea. 

Los núcleos de inferior velocidad manejan tareas más básicas con el fin de ser más eficientes consumiendo energía para alargar la duración de batería de tu portátil. Por su parte, los núcleos más rápidos se activarán para abordar tareas más complejas. 

Según estas indicaciones, si estás comprando un dispositivo de gama alta, deberás fijarte en que ofrezca el mayor número de núcleos o core y que la velocidad de reloj sea elevada, con posibilidad de modificarla y acelerarla para tareas intensas como reproducir juegos. 

¿Qué tareas tiene una CPU?

Es cierto que la GPU es similar a una CPU, sin embargo, su tarea es más específica. Se podría considerar como un médico especialista en un área particular de la medicina, donde la CPU se parece más al médico de cabecera.

Como su propio nombre indica, la GPU está para ocuparse de las tareas relacionadas con los gráficos. Esto significa que está a cargo de renderizar imágenes, videos y animaciones, lo que la convierte en un elemento determinante dentro de los PC para juegos gaming.

La diferencia física es que la GPU está compuesta de muchos más núcleos, por lo que es mejor para tareas de procesamiento en paralelo, manejando miles de operaciones por segundo. 

Lo primero en lo que tendrás que fijarte, antes incluso que los núcleos que tiene, es en adivinar si está integrada en la CPU, o bien se trata de una tarjeta dedicada. Una GPU integrada en placa significa que está embebida en el mismo chip que la CPU. 

Esto es lo que encontrarás habitualmente en los teléfonos inteligentes, tabletas y ordenadores portátiles más baratos. Por ejemplo, un Intel Core i3 puede tener gráficos GPU  UHD Graphics 630. En el caso de Qualcomm Snapdragon 855+, tiene gráficos Adreno 640.

En el caso contrario, una GPU dedicada (también conocida como discreta) es una gráfica que está totalmente separada de la CPU y ejerce su propio procesamiento. En esencia, se transmite en que será más potente a la hora de acelerar los gráficos de tu ordenador PC. 

CPU vs GPU: ¿Cuál debe ser mi prioridad?

Viene a ser la pregunta clave a la hora de comprar un nuevo ordenador. Y a decir verdad, no existe una respuesta correcta sino varias, dado que son muchos los factores a tener en cuenta en función del dinero que te puedas gastar. 

Como mencionamos anteriormente, los dispositivos como teléfonos o tablet tendrán una GPU integrada, por lo que la cosa es más sencilla. Cuanto más gastes, podrás acceder a una CPU con gráficos GPU más avanzados.

El tema se complica un poco más cuando se trata de comprar un nuevo ordenador PC o portátil. De entrada, no esperes que un modelo de presupuesto bajo venga con una tarjeta gráfica dedicada. 

Es cierto que algunos de ellos todavía tienen una capacidad gráfica bastante decente, pero si vas a realizar tareas más intensas, como pueda ser la edición de fotos o videos, te resultará mucho más fácil si optas por un modelo con una GPU dedicada o separada.

Si eres un jugador, entonces una GPU dedicada es un imperativo para poder tener una experiencia satisfactoria de gráficos y que la visualización no vaya a saltos. Si adquieres un ordenador PC en caja, podrás actualizarlo con una tarjeta aceleradora gráfica más potente en un futuro. 

Así pues, el consejo más básico es apostar por la tarjeta gráfica más potente aunque para ello tengas que renunciar a adquirir el último procesador o CPU de Intel o AMD. Puede que te interese este artículo de los mejores portátiles del año.