Tanto Nvidia como AMD han anunciado recientemente nuevas gamas de tarjetas gráficas con opciones tentadoras para casi todos los presupuestos.

Si te has quedado con una tarjeta de la serie 10 de Nvidia o una Radeon RX 5000 y te has saltado la serie 20 de Nvidia, puede que estés deseando una actualización. La próxima RTX 3060 parece ser una opción especialmente atractiva por 329 euros.

Sin embargo, ahora es el peor momento de la historia para comprar una nueva GPU. Una combinación de revendedores, mineros de criptomonedas, problemas de stock y un caos pandémico general significa que lo que encontrarás es una lista completa de tarjetas que están agotadas junto con precios mucho más altos de lo que esperabas.

Puede que quieras echarle un vistazo a nuestro artículo sobre mejores tarjetas gráficas. 

Scalping y criptomonedas

Empecemos por el tema más candente de los últimos meses: los revendedores. La idea de la reventa, es decir, la compra de la mayor cantidad posible de productos en el momento del lanzamiento para revenderlos a un mayor valor, no es un concepto nuevo, pero el cambio a las ventas en línea durante la pandemia ha significado que es más fácil que nunca para aquellos que buscan hacer un poco de dinero.

Ha sucedido con tecnologías valiosas y muy demandadas, como la PS5 y la Xbox Series X, y, lamentablemente, se está extendiendo también a las tarjetas gráficas.

Los revendedores expertos en tecnología han recurrido a los bots para que hagan sus ofertas por ellos, utilizando sistemas automatizados para hacerse con la mayor cantidad posible de existencias en cuestión de segundos después de que se publiquen los anuncios en las tiendas online.

Estos revendedores se dirigen entonces a sitios como Facebook, Gumtree y eBay para revender las tarjetas gráficas, aprovechando la falta de existencias para subir los precios y aprovecharse del interés.

Es un negocio turbio, la gente lo odia y los minoristas están tratando de encontrar una solución, pero está ocurriendo con demasiada frecuencia en estos momentos.

Sin embargo, los escaladores no son el único problema: además de competir con aquellos que quieren revender la GPU para conseguir un poco de dinero extra, también compites con los mineros de criptomonedas.

Para los no iniciados, puedes generar criptodivisas tú mismo, pero se requiere mucha potencia gráfica, y cuanto más tengas, más puedes ganar, y los "mineros" pueden recuperar rápidamente el coste de las tarjetas gráficas que están comprando.

No merece la pena si se tiene un PC básico: los mineros empedernidos tienen configuraciones impresionantes, que suelen costar varios miles de libras.

La situación fue similar en 2017, con un suministro limitado de GPUs durante meses, y parece que el gran salto en el rendimiento de las recientes GPUs de AMD y Nvidia significa que los criptomineros están de nuevo a la caza de una actualización.

Más potencia = más dinero, así que la gente está comprando todas las GPU que puede conseguir. Esto no solo hace más difícil para los jugadores conseguir tarjetas gráficas, sino que también está haciendo subir los precios.

También hay dudas sobre los problemas de fabricación y los lotes relativamente pequeños de las últimas GPU de Nvidia y AMD que se ponen a la venta en cada momento.

El lanzamiento de la RTX 3080 en septiembre de 2020 fue el mejor ejemplo de ello, ya que las tarjetas se agotaron a los pocos segundos de salir a la venta y provocaron que Nvidia retrasara el lanzamiento de la RTX 3070 para intentar solucionar los problemas de stock.

Es cierto que en los últimos meses ha habido más existencias, pero depende en gran medida de la suerte de poder encontrarlas antes de que se agoten. Y con la confirmación por parte de Nvidia de que no enviará su propia Founders Edition de la próxima RTX 3060 -un cambio con respecto al resto de la serie 30-, hay ciertamente un gran interrogante en torno a la capacidad de fabricación en este momento.

Por si fuera poco, la situación está a punto de empeorar.

¿Por qué son más caras las tarjetas gráficas en 2021?

La falta de stock de GPUs y los costes adicionales de fabricación hacen que los precios probablemente suban en un futuro próximo, tal y como insinuó el director técnico de marketing de Asus, Juan José Gurrero III, en un post ya borrado en Facebook.

El ingeniero sugirió que el aumento del coste de los componentes, los costes de explotación y los aranceles de importación están haciendo subir el coste global de fabricación de las GPU y las placas base, y que los precios recomendados de las nuevas tarjetas gráficas podrían aumentar por este motivo.

¿Pero qué pasa si realmente quiero una nueva GPU?

Si has leído lo anterior y aún quieres hacerte con una de las últimas GPU de Nvidia o AMD para actualizar tu equipo de juego, podemos ayudarte.

La mejor opción es suscribirse a las notificaciones de existencias de tiendas online. Las tiendas enviarán correos electrónicos a todos los suscriptores cuando aparezcan nuevas existencias, lo que te dará la mejor oportunidad de llegar antes y hacerte con una.

También puedes recurrir a la comunidad de jugadores en general para que te ayude, ya que hay servidores de Discord dedicados a seguir las existencias de las distintas GPU en todo el mundo. Hemos oído hablar bien de la comunidad CtrlAltStock, pero hay muchas otras entre las que elegir.

Se mire como se mire, es un momento caótico para comprar una tarjeta gráfica y es una pena teniendo en cuenta que la serie Nvidia RTX 30 y la serie AMD Radeon 6000 ofrecen un aumento significativo del rendimiento y de la capacidad de trazado de rayos.

Solo podemos esperar que los problemas de suministro se resuelvan rápidamente, que el stock empiece a fluir y que los jugadores puedan hacerse con las últimas GPU a medida que nos adentramos en 2021.