Todos los productos electrónicos, entre los que incluímos ordenadores, tablets y teléfonos móviles, vienen a suponer un serio problema cuando se quedan obsoletos y caen en desuso en nuestros hogares, ocasionando además un serio problema de almacenamiento. 

Según algunos informes, el promedio habla de que los europeos tiramos al año entre 20 y 25 Kg de productos electrónicos, algo que debería hacerse de forma ordenada y siguiendo las pautas de reciclaje local. 

Muchos de los aparatos electrónicos contienen baterías y placas base que contienen materiales tóxicos como el mercurio, plomo, zinc, níquel, bario, cadmio y cromo. Si estos desechos terminan en un vertedero, los productos químicos pueden filtrarse en el subsuelo. 

Por su parte, si esa basura es quemada, podemos llegar a contaminar la atmósfera. Las personas que viven cerca de estos vertederos de desechos electrónicos pueden llegar a sufrir problemas severos de salud que incluso puede afectar al sistema inmunológico. 

La electrónica también está llena de materiales valiosos el como cobre, la plata, el oro, el estaño y el titanio, que pueden reciclarse y reutilizarse. Lo mismo sucede con los materiales más comunes, como pueda ser el vidrio y el plástico.

Comienza por clasificar y ordenar

No es de extrañar que tengas en tu casa equipos electrónicos viejos guardados en cajones, armarios, o en el trastero ocupando un valioso espacio. Son días en los que permaneceremos confinados en casa y puede ser un buen momento para hacer limpieza. 

Desempolvar y poner orden es un primer paso, para poder disfrutar de un hogar más cómodo, limpio y saludable, poniendo en orden todo aquello que cuando vamos a toda prisa dejamos de lado. 

Comienza por seleccionar todo aquello que ya no utilices. Es posible que localices cosas que ni recordabas que tenías y que probablemente puedas darles una segunda oportunidad, ya sea para tí o para tus hijos o algún familiar. 

Separa tu electrónica en función de tres apartados: Reciclar, donar y vender. Haz coincidir los cables y accesorios, con la electrónica. Verifica si todavía funcionan o su estado antes de tirarlos. Cualquier cosa que esté rota podría ir directamente al contenedor de reciclaje.

Reciclar

La mayoría de ayuntamientos y comunidades de nuestro país dispone de infinidad de puntos limpios que te permitirán deshacerte de este tipo de chatarra electrónica. Consulta en cada caso la ubicación y horarios. La OCU dispone de un buscador para su localización. 

Aunque estos días hay que quedarse en casa, puedes recopilar todos estos productos y almacenarlos en un lugar concreto hasta que las autoridades nos permitan salir de casa para llevarlos al punto de reciclaje. 

Debido a que los teléfonos móviles contienen baterías y materiales valiosos, es mejor llevarlos a puntos de reciclaje especializados. Si no puedes vender tu teléfono antiguo, podrás dejarlos en cualquiera de las tiendas que venden nuevos modelos. 

Consulta también los programas que algunos retail ponen en marcha, mediante los cuales, puedes ahorrarte algo de dinero con la nueva compra. Es el caso de los televisores de tubo o algo antiguos, para los que se ponen en marcha programas de tasación por peso. 

Donar equipos

Es una modalidad que va más enfocada a pequeñas empresas u organizaciones que deciden renovar su stock o infraestructura informática, aunque también podrás adherirte tú como particular. La posibilidad de donar equipos electrónicos a organizaciones benéficas. 

Existen además campañas de crowdfunding a las que poder adherirse o crear nuevas, con el fin de contribuir a diferentes proyectos. Es una forma muy interesante de hacer llegar el material a aquellas organizaciones o personas que realmente lo necesitan. 

Vender electrónica

Si crees que merece la pena ponerlo a la venta, busca en Internet o en aplicaciones de productos de segunda mano como Vibbo o Wallapop su valor para hacerte una idea de lo que podrías llegar a obtener por su venta. 

Si has sido cuidadoso y se encuentra en buen estado, pero no merece la pena su venta, considera el hecho de donarlo o regalarlo a algún familiar o a alguien que realmente lo necesite. 

Ten en cuenta que en muchas ocasiones, los fabricantes ofrecen la posibilidad de adherirse a programas específicos de descuentos al entregar tu antiguo dispositivo. Es una práctica habitual en las grandes marcas que están adoptando ya el resto de fabricantes, como el Apple Trade In entre otros.