En PCWorld España tenemos la fórmula perfecta para escoger el portátil que mejor se adecue a tus circunstancias y necesidades, y todo ello sin tenerte que dejarte el sueldo.

Aquí tienes la guía definitiva que te permitirá conocer los 6 factores clave a tener en mente antes de comprar un ordenador portátil barato. Entre otros, consideraremos la pantalla, la potencia y la capacidad de almacenamiento.

Quizás también te sea útil nuestro manual para comprar un portátil en general, donde también profundizamos en otras prestaciones como el precio, la tarjeta gráfica, el teclado y el touchpad y el servicio posventa.

Si aún así sigues teniendo dudas sobre qué portátil barato es mejor que otro, ya tardas en consultar nuestro ranking de los 10 mejores portátiles baratos de este año, encabezado por el Acer Swift 1 o el HP 250 G5.

1. ¿Qué puedes esperar de un portátil barato?

Como todo en la vida, antes de tomar una decisión sobre qué portátil comprar -por muy barato que sea-, tienes que pensar por qué lo necesitas en primera instancia y qué uso le vas a dar. Esto influirá en el tipo de prestaciones que debes priorizar.

Lo ideal sería encontrar un portátil a muy bajo coste pero con una estructura, una memoria RAM y una autonomía de la batería propias de ordenadores más caros.

Si solo vas a utilizar el portátil para sus usos más básicos -es decir, ofimática, navegación web, videojuegos no demasiado exigentes o algo de edición de fotos-, casi todos cumplirán su función perfectamente.

Además, un portátil a bajo coste es ideal para ti si estás dispuesto a prescindir, por ejemplo, de una pantalla de calidad, uno de los aspectos que primero se sacrifican para bajar el precio de un dispositivo de este tipo.

Hay algunos portátiles baratos que incluso podrán serte de utilidad si necesitas realizar una tarea muy concreta: editar vídeos, producir música o jugar al Minecraft u otros juegos similares. En este caso deberás elegir uno con una buena SSD o buena batería.

Ahora bien, lo cierto es que si buscas un dispositivo que te pueda dar un excelente rendimiento de juego -para videojuegos de mayor exigencia-, tu mejor opción será apostar por alguno de los portátiles gaming de nuestro top ten de portátiles de 2018.

2. ¿Qué pantalla es mejor para ti?

El tamaño de la pantalla de un portátil, sea barato o no, es uno de los factores primordiales a considerar antes de realizar la compra, ya que ello influirá en otros aspectos del dispositivo.

En concreto, que el monitor sea más o menos grande repercutirá en el peso del ordenador y su portabilidad, así como en el tamaño del teclado o el número de puertos y conexiones que llevará incluído.

Por lo general, la mayoría de portátiles baratos tienen pantallas de 13 o 15 pulgadas, pero también existen opciones más grandes y más pequeñas que pueden ajustarse a tus necesidades, ya sea crear una oficina en casa o llevártelo a tus viajes de negocios.

En cuanto a su resolución, no suele ser mayor de la popular 1366x768. A la hora de escoger una pantalla, prioriza también los portátiles con acabado mate. Es preferible a las brillantes, que suelen presentar problemas de visibilidad en exteriores muy soleados.

3. ¿Qué procesador elegir?

Es importante que también tengas en mente los usos que le vas a dar al portátil cuando tengas que elegir un procesador u otro. Recuerda que la unidad CPU del ordenador influirá enormemente en su rendimiento, eso es, en la velocidad de su funcionamiento.

En este sentido, procura evitar el Intel Celeron o similar si quieres hacer algo más que navegar por Internet. En cambio, tanto los procesadores Intel Core como los AMD Serie A son siempre una apuesta segura.

Si te acabas decidiendo por un Intel, sugerimos decantarse por el Core i5, aunque el Core i3 puede ser también una buena opción si el resto de prestaciones del portátil son de tu agrado.

Por suerte, algunos de los portátiles más baratos del mercado ya incluyen procesadores tan potentes y eficientes como los de la quinta y sexta generación de Intel Core, conocidos por sus respectivos nombres en clave: Broadwell y Skylake.

Tendremos que esperar algo más de tiempo hasta poder encontrar procesadores con la microarquitectura Kaby Lake de la séptima generación de Intel Core, por ahora solo disponibles en ordenadores más caros.

4. ¿Cuánta memoria y capacidad de almacenamiento necesitas?

Solemos confundir los conceptos de memoria y almacenamiento. La memoria RAM es toda aquella información temporal que se almacena en tu ordenador cuando abres un programa o un archivo, mientras que el almacenamiento es el espacio que ocupan todos tus datos.

Es obvio, pues, que debemos prestar atención a ambos aspectos cuando compramos un portátil nuevo. Lo ideal será encontrar un ordenador con mucha memoria RAM y mucha capacidad de almacenamiento.

En términos generales, los portátiles baratos suelen tener discos duros de 500 GB o 1 TB, pero memorias RAM de solo 4 GB. De hecho, es poco habitual encontrar portátiles de este tipo con unidades SSD o con más de 8 GB de RAM.

Recuerda que siempre podrás cambiar tu mismo la memoria RAM por una más potente en el futuro o solucionar los problemas de espacio echando mano de alguna plataforma de almacenamiento en la nube.

5. ¿Necesitas un reproductor de CD o DVD?

Muchos de los portátiles de hoy en día no incluyen un reproductor de CD o DVD, sobre todo los más baratos, ya que esto ayuda a reducir su coste, así como su peso.

Por lo tanto, si quieres reproducir tu álbum favorito o ver una película con tu nuevo portátil, asegúrate de que viene con una unidad de disco óptico.

Además, también es recomendable fijarse en el número de puertos USB que incluye, que tenga puerto de red y que los altavoces sean suficientemente potentes -a no ser que te conformes con utilizar auriculares-.

6. ¿Qué tipo de software requieres?

La mayoría de los portátiles que encontramos en el mercado actualmente vienen con la última versión del sistema operativo de Windows instalada, es decir, el Windows 10.

Eso no quiere decir, no obstante, que también tengan instalado el paquete ofimático de Microsoft Office, ya que si quieres utilizar Excel, Word, Power Point o Access, deberás adquirir el software por separado o descargarte alguna alternativa gratuita.