Ante la enorme oferta de portátiles que hay en el mercado, cuesta saber cuál escoger según nuestras circunstancias y necesidades. En PCWorld España te queremos ayudar y es por esto que te ofrecemos las 7 claves a considerar antes de comprar un portátil nuevo.

Que duda cabe que tu elección final estará influenciada por el dinero que puedas gastarte, el uso que le quieras dar, el tamaño de la pantalla que necesitas o si quieres utilizarlo para jugar a videojuegos o no.

Por otro lado, te recomendamos además consultar nuestro ranking de los 10 mejores portátiles que puedes adquirir en España este 2018.

Si lo que estás buscando es un portátil barato de menos de 400 € pero no sabes cuál, échale un vistazo a nuestra guía práctica para saber qué tener en cuenta antes de comprar uno a bajo precio.

1. ¿Cuánto estás dispuesto a pagar por un portátil?

Los precios de los portátiles son muy variados y, por suerte, existen ordenadores para todos los bolsillos. Podemos encontrar desde algunos por un módico precio de 200 € a otros que oscilan los 4.000 €. En términos generales, este precio será un indicativo de su potencia.

Si lo que buscas en un portátil es un dispositivo para realizar tareas básicas -tales como navegar por Internet, contestar correos electrónicos y editar documentos-, no necesitarás desembolsar mucho dinero. Ordenadores por menos de 400 € harán bien su función.

Invirtiendo un poco más, tendrás a tu disposición portátiles de hasta 700 € pero con unas prestaciones aún relativamente sencillas, ya que es probable que tengan un procesador básico, poca capacidad de almacenamiento y una pantalla de una calidad media.

En este sentido, para disfrutar de una memoria RAM potente, un monitor de alta resolución o un disco duro de mayor capacidad, deberás de hacerte con un portátil algo más caro. En la actualidad, la mayoría con estas características no bajan de los 1.000 €.

2. ¿Qué pantalla es mejor para ti?

En una conocida tienda online de productos electrónicos, podemos encontrar portátiles con pantallas de 10 a 17 pulgadas. Lo ideal sería optar por un ordenador con un monitor suficientemente grande para trabajar, pero que también sea fácilmente transportable.

Cuanto más pequeña sea la pantalla, más difícil nos resultará utilizar las aplicaciones. Por otro lado, probablemente sea poco cómodo tener que viajar a menudo con un dispositivo de 17 pulgadas a cuestas.

Es por esto que la mejor opción para la mayoría de usuarios sería adquirir un portátil de 13 pulgadas, o incluso de 15 para aquellos que lo necesiten para editar vídeos o jugar a videojuegos.

Si eres uno de estos últimos, también deberás apostar por un modelo con una alta definición (1080p o más). Ten en cuenta que la mayoría de portátiles tienen resoluciones más pequeñas, generalmente pantallas WXGA de 1366x768.

3. ¿Cuánta potencia y capacidad de almacenamiento necesitas?

Para saber la respuesta a esta pregunta, deberás reflexionar primero sobre qué función le quieres dar a tu portátil, aunque por norma general siempre es mejor disponer de la mayor potencia posible sin que para ello tengas que dejarte un riñón.

Apostar por un ordenador con una unidad SSD, en vez de la HDD convencional, parece una buena idea, aunque eso suponga un incremento en el precio, ya que a cambio obtendrás mayor velocidad.

Las unidades SSD ofrecen menos capacidad de almacenamiento, pero esto puede solucionarse fácilmente con una memoria externa.

En cuanto a la memoria RAM, los 4 GB de la mayoría de portátiles parecen suficientes para funciones básicas como Internet, escuchar música o usar programas de ofimática. En cambio, es recomendable escoger equipos con 8 o 16 GB de RAM para videojuegos.

4. ¿Procesador Intel o AMD?

Escoger un buen procesador será clave sobre todo para aquellos que quieran utilizar su portátil para editar vídeos o jugar a videojuegos. Si este no es tu caso, por lo contrario, no es necesario invertir un gran dineral en un CPU de última generación.

Los equipos con prestaciones básicas suelen incluir microprocesadores Intel Core i3, Celeron o Pentium, mientras que aquellos algo más potentes utilizan procesadores de tipo Core i5 o incluso Core i7 si se trata de equipos de alto rendimiento.

Aparte del número del modelo de Intel, hay que fijarse en la letra que aparece al final del nombre (ej. Core i3-5157U). Así, ‘Y’ y ‘U’ designan procesadores muy poco potentes; ‘H’ significa una gran potencia; y ‘Q’ distingue aquellos procesadores multinúcleos.

Otros equipos vienen con microprocesadores AMD, el gran rival de Intel. Sus CPUs más comunes son los APUs A10 -recomendables para juegos y aplicaciones exigentes- y los APUs A6 y A4 -una buena opción para funciones básicas-.

5. ¿Qué otras prestaciones debes considerar?

Una vez más, existen otras prestaciones que los profesionales del editaje de vídeos y los aficionados a los videojuegos de ordenador deberán tener en cuenta a la hora de escoger un portátil u otro.

Por ejemplo, para ellos es recomendable una tarjeta gráfica de alta gama, mientras que para ofimática o Internet, una de menos rendimiento es más que suficiente.

A la hora de elegir una batería u otra, el número de celdas nos indicará su capacidad. Eso es, a más celdas, más rendimiento, pero también más peso. Fíjate también en las horas de autonomía, aunque las especificadas por el fabricante suelen ser más que las reales.

La carcasa de un portátil no solo es algo a considerar en cuanto a estética, sino que la calidad de los productos de los que esté hecha harán que un ordenador sea mejor que otro. Así pues, las carcasas de aluminio siempre serán más resistentes que las de plástico.

Por último, te recomendamos hacer algunas pruebas con el teclado y el touchpad para comprobar por ti mismo tu comodidad a la hora de escribir o controlar el cursor. Apuesta por un teclado de más calidad si prevés que vas a usarlo mucho.

6. ¿Es importante tener en cuenta la garantía y el servicio posventa?

En PCWorld España, consideramos imprescindible leer atentamente las condiciones de garantía de un dispositivo antes de adquirir el producto, ya que estas pueden variar de un portátil a otro e incluso de un vendedor o fabricante a otro.

Por ejemplo, aunque la Ley General para la Defensa de los Consumidores y Usuarios prevé una garantía legal de dos años, hay compañías como Apple que solo ofrecen una cobertura limitada de un año.

En cambio, la empresa de la manzana tiene buena fama por el servicio posventa que ofrece. Así, es importante conocer los servicios de atención al cliente que tendrás a tu disposición después la compra, ya sea por parte del fabricante o del comerciante.

7. ¿Sale a cuenta comprar un ultrabook?

Por definición, los ultrabooks son ordenadores portátiles mucho más fáciles de transportar por ser extremadamente ligeros y delgados. Para saber si vale la pena o no comprar uno, hay que tener en cuenta una vez más tus propias prioridades.

Cuanto más delgado y ligero sea el dispositivo, menos espacio habrá para la batería, lo que se traduce en una autonomía menor. Si tener que conectar el portátil a una fuente de corriente no es un problema, entonces un ultrabook puede ser una buena opción.

También habrá menos espacio para el teclado. Eso significa que puede resultar algo incómodo para aquellos que necesiten escribir a menudo. En estos casos sugerimos tener en consideración la posibilidad de adquirir un teclado externo.