Por ejemplo, los servidores y el almacenamiento son categorías que aumentarán un 3 por ciento, tras caídas del 4 y el 0,5 por ciento, respectivamente.

El tortuoso momento para los PC, además, parece estabilizarse, con cierta recuperación de sus ventas.

Los gastos en software se mantienen firmes, mientras los servicios podrían aumentar un 4 por ciento al final del año, ligeramente por encima del 3 por ciento de 2013.

Son todos buenos augurios que parecen indicar mayor confianza en la economía que en años anteriores, lo que se está traduciendo en más inversión en TI, subraya el vicepresidente de IDC, Stephen Minton.

Sin embargo, parecen mantenerse ciertas sombras en el panorama mundial, con un retroceso económico de los países emergentes, lo que ha llevado a la consultora a corregir su anterior previsión de crecimiento anual fijada en el 5 por ciento.

La discutible capacidad de crecimiento del mercado PC, en declive desde hace meses, y la débil demanda de infraestructuras de telecomunicaciones, o la cada vez menor evolución de las cifras de los dispositivos móviles, parecen estar detrás de esta cautela.

En todo caso, hay signos muy esperanzadores en ciertos segmentos y grandes perspectivas para la movilidad, que logrará en este 2014 el medio billón de dólares de gasto sólo en smartphones y tablets, o los 400.000 millones previstos en software, subraya la propia IDC.