Microsoft introdujo tantos cambios radicales en la versión de escritorio del sistema operativo Windows 8 que muchos usuarios optaron por mantener en sus equipos Windows 7. Explicamos por qué habría llegado el momento de la actualización para todos ellos a Windows 10.

¿Debo comprar Windows 10?

Windows 7 continúa siendo una versión de sistema operativo de lo más estable y fiable. Sin embargo, el soporte general por parte de Microsoft ha finalizado y las actualizaciones de seguridad están previstas que cesen en 2020.

Ante este panorama, es posible que no desees actualizar por el momento a Windows 10 si todavía dispones de un equipo con limitados recursos de hardware. Pero si Windows 8 dejó en líneas generales un mal sabor de boca, ha llegado el momento de dar el paso a la última edición de Windows 10, esa que hará posible que seas mucho más productivo.

Análisis de Windows 10

Windows 8 era una versión de sistema operativo radicalmente diferente a su predecesora Windows 7, lo que causó cierto recelo entre la comunidad de usuarios a la hora de llevar a cabo la actualización.

Con la llegada de Windows 10, Microsoft devolvió el aspecto heredado de Windows 7, mejorando además el rendimiento de los equipos y añadiendo nuevas funciones. Fruto de estas diferencias, nos hemos decidido a elaborar este artículo que clarifique cuáles son las verdaderas diferencias entre ambos.

De entrada, conviene saber que las actualizaciones de seguridad de Windows 7 continuarán hasta enero de 2020, aunque Microsoft ofrece una otra fórmula para que los usuarios profesionales puedan pagar por las actualizaciones de manera adicional hasta el año 2023, algo que no será una opción para los usuarios domésticos.

De esta forma, conviene plantearse dar el salto a Windows 10 en base a que el 14 de enero de 2020 es la fecha fijada por Microsoft para de alguna manera dejar a un lado el soporte y las actualizaciones más relevantes a este sistema operativo.

Actualmente, Windows 10 viene de serie con infinidad de nuevos ordenadores PC y portátiles, a pesar de que continúan comercializándose algunos sin sistema operativo o con alternativas de software libre. Puedes optar por comprar una licencia en la tienda online de Microsoft, aunque como alternativa, suele resultar más barato obtener un equipo con una versión OEM.

Conviene que sepas que todavía continúa comercializándose Windows 8.1 a un precio de 79,90 €.

El menú de inicio

La interfaz de Windows 7 siempre resultó sencilla y de lo más amigable, con la evolución natural que se esperaba al dar el salto de su predecesora Windows Vista o Windows XP para muchos de los usuarios.

Basta con pulsar sobre el menú ‘Inicio’ de la esquina inferior izquierda para comenzar a navegar por las opciones del sistema operativo. Cuando el grupo de ingenieros de Windows 8 decidió suplantar este enfoque centrado en el botón principal de la barra de herramientas, pronto se hizo evidente que no muchos usuarios querían iconos grandes (baldosas, como se las hacía llamar), ni tampoco menús que se movían desde arriba hacia abajo o lateralmente.

De hecho, muchas personas optaron por recurrir a herramientas como Classic Shell o Start8 que permitían omitir y saltarse esta forma de proceder para volver al modo de escritorio habitual de ediciones Windows anteriores con su menú de inicio sencillo.

Windows 10 no cometió el mismo error. De hecho, Microsoft se apresuró en escuchar el feedback de la comunidad de usuarios para volver a ofrecer lo que realmente se demandaba. Con sucesivas versiones de Windows 10 hemos podido comprobar como a la esencia fundamental de uso se le han ido añadiendo nuevas características muy útiles.

Los mosaicos activos de Windows 8 ahora están incluidos en el lado derecho del menú, de manera que si prefieres que no aparezcan en tu escritorio, puedes eliminarlos fácilmente. De forma adicional también es posible ejecutar el menú ‘Inicio’ en modo de pantalla completa.

El lado izquierdo del menú brinda una continuación con Windows 7 en el sentido que mantiene la presencia de las aplicaciones que son utilizadas con mayor regularidad, el explorador de archivos, la configuración y la barra de búsquedas.

Con la actualización a Windows 10 Anniversary Update, los denominados Live Tiles adquieren mayor protagonismo ofreciendo información en tiempo real, en lugar de llevarte a la página de inicio de cada aplicación.

Más importante aún es la lista de ‘Todas las aplicaciones’, que se ha convertido en la vista predeterminada al abrir el menú ‘Inicio’. Esto cambia también la posición del botón de encendido, que ahora reside en la esquina izquierda. Todo esto se suma a una mejor experiencia sobre Windows 7 a través del menú ‘Inicio’.

Buscar en la Web desde el escritorio

Un área donde los cambios entre ambas versiones de Windows 7 y Windows 10 son más tangibles es en el apartado de búsquedas. En Windows 10, la barra de búsqueda no solo busca carpetas, aplicaciones o archivos del PC, sino que también está vinculada a la Tienda de Windows y al navegador para que pueda buscar también en la web directamente desde el escritorio. Es algo que mucha gente desconoce.

No es necesario navegar a la pestaña derecha cuando deseas buscar algo, ya que basta con presionar la tecla de Windows, comenzar a escribir y los resultados serán mostrados en una ventana del navegador. También hay otra diferencia muy relevante como es la presencia del asistente personal de Microsoft, Cortana.

Asistente Cortana

Cortana es el asistente incorporado por Microsoft en Windows 10. Google Now y el propio Siri de Apple realizan tareas similares, pero en Windows 10, Cortana se ha convertido en una parte integral de la versión del sistema operativo de escritorio.

Basta con hacer clic sobre el área de búsqueda de la barra de tareas para que la interfaz de Cortana atienda a tus preguntas de voz o a todo aquello que escribas en la barra, como pueda ser consultas de búsquedas, próximas citas, el tiempo, direcciones más cercanas y muchos otros aspectos más.

También es posible programar citas, tomar notas dictadas, agregar tareas y recordatorios, además de reproducir música en el PC.

Lea aquí el artículo donde indicamos las 25 preguntas más divertidas para hacerle a Cortana

Escritorios Virtuales

Aunque debemos reconocer que los escritorios virtuales ya eran una realidad en la versión de Windows 7, mediante programas software alternativos como Parallels Desktop y sus distintas ediciones, en el caso de Windows 10 la función viene incluida directamente en el propio sistema operativo.

Haz clic en el icono de la vista de tareas ubicado en la barra de tareas (o usa la combinación de teclas ‘WIN’ + ‘TAB’) para poder agregar rápidamente un escritorio virtual haciendo clic en el signo ‘+’ que se encuentra ubicado en la esquina inferior derecha.

Puedes arrastrar fácilmente las aplicaciones abiertas al nuevo espacio de trabajo y ordenarlas por tareas. Rápidamente comprobarás cómo se trata de acciones que te permitirán ser más productivo.

Navegar entre ellas es fácil y, dado que todos los escritorios creados comparten la misma información, cualquier cambio que realices será universal.


Aplicaciones universales

Cuando Windows 7 fue lanzado por vez primera en el año 2009, el fenómeno de los teléfonos inteligentes apenas estaba en auge, comenzando por el hecho de que el iPad de Apple tan solo era un rumor.

La idea de contar con un software que funcionara en todas las plataformas era algo que no tenía por aquel entonces sentido.

Hoy en día, en nuestro mundo cada vez más dependiente del móvil, este es un problema mucho mayor. En Windows 10, Microsoft presentó las denominadas aplicaciones universales (aplicaciones de Windows que se llaman ahora) cuyo propósito es funcionar sin problemas en su tableta, PC e incluso Xbox One.

Esto significa que cuando adquieres una aplicación o pagas por ella, la compra estará disponible en todos y cada uno de tus dispositivos con su versión correspondientemente adaptada.

Parece evidente que una versión completa de Photoshop no se ejecutará en un dispositivo como la Xbox, pero muchas aplicaciones pueden realizar labores básicas y sincronizarse entre sí sin problemas, que a la larga es lo que busca el usuario.

Poder iniciar una actividad en un dispositivo determinado y finalizarlo en otro que le pueda aportar movilidad u otra experiencia mejorada de uso.

Navegación web

El navegador Explorer ha sido un elemento clave dentro del ecosistema del sistema operativo Windows y durante diversas generaciones. En Windows 7, se convierte en la puerta de enlace predeterminada a internet, ya que viene preinstalado por defecto.

Evidentemente es posible descargarse un navegador alternativo como Firefox, Chrome u Opera, pero las estadísticas muestran que muchos optan por seguir con el que tienen. De este modo IE se convirtió durante años en un estándar con el que se garantizaba compatibilidad con muchas páginas web, además de ser fácil de usar.

Así, fue toda una sorpresa cuando Microsoft anunció que Windows 10 se lanzaría con un nuevo navegador denominado Edge, que se adaptaría mejor a la era moderna y al uso de dispositivos más avanzados con pantallas táctiles.

Todo aquel que lo haya probado confirmará que se comporta de manera rápida, es muy liviano y cuenta con una amplia variedad de capacidades avanzadas que incluyen la posibilidad de escribir sobre las páginas web incluso con el puntero del ratón, sin necesidad de utilizar lápiz digital.

Su integración con Cortana es otro punto a su favor, ofreciendo un modo de lectura simplificado que acaba con el desorden en una pantalla, así como toda una serie de mejoras que hacen que la experiencia en la navegación sea más positiva.

Ya en la última actualización de Windows 10 Anniversary Update, Microsoft agregó diversas extensiones, notificaciones web y la opción de borrar el historial de navegación al salir de una sesión, lo que lo convierte en un navegador más moderno y confidencial.

Un aliado de los juegos con Xbox One

Hablar de Windows también es hablar de una plataforma aliada de los juegos y el entretenimiento. De esta forma, Windows 10 cuenta con una base sólida a la que se le han añadido mejoras adicionales que sin duda pueden reforzar tu idea de actualizar tu actual versión de Windows.

Lo más obvio parece la inclusión de DirectX 12. También hay compatibilidad con DVR. Esta actualización inteligente a la aplicación de Xbox permite a los usuarios grabar vídeos de sus partidas de juegos en tiempo real para luego compartirlos con amigos.

Esto hace años era casi impensable, teniendo que recurrir a hardware y software dedicado para poder llevarlo a cabo.

Con los títulos asociados a Xbox Play Anywhere, es posible comprar un juego para la Xbox One u ordenador PC y jugarlo también en la otra plataforma o viceversa. El título funcionará en ambos casos.

Precios

Existen toda una serie de mejoras que hemos visto en Windows 10, como Snap Assist, sincronización de configuraciones de escritorio, Windows Ink, Timeline, Story Remix, por no mencionar el nuevo rediseño.

No obstante, la razón más convincente para actualizar a Windows 10 quizá sea que Microsoft ha ofrecido a sus usuarios la actualización de forma gratuita desde el pasado 29 de julio del año 2016.

Aunque es una fecha que ya quedó atrás, el precio de las versiones de Windows ya no ha vuelto a ser el de antes, y un buen motivo para llevar a cabo esta actualización puede ser la interrupción de las actualizaciones de seguridad que Microsoft dejará de emitir para el sistema operativo Windows 7.

Si prefieres adquirir la licencia suelta debes saber que te costará 145 € la versión Windows 10 Home Edition, 259 € la versión Windows 10 Pro en modo descarga, y 439 € la versión Windows 10 Pro para Workstations.