Cuando vinculamos los videojuegos con la salud mental, solemos pensar en sus repercusiones negativas: lo que conocemos como el trastorno por videojuegos, la posibilidad de que incentiven la violencia y el rechazo a la socialización.

De lo que no solemos hablar es de cómo los videojuegos pueden ayudar a deshacernos de nuestras preocupaciones, algo que está más a la orden del día que nunca. No todos los juegos tratan de disparar y matar, aunque estos pueden ayudarnos también a desfogarnos.

Hoy sale a la venta Animal Crossing: New Horizons, un juego de simulación de vida en el que el jugador debe moverse por una isla desierta y convertirla poco a poco en una comunidad mientras construye herramientas, mobiliarios y edificios y habla con otros aldeanos.

Nunca había habido tanta expectación por un juego, y es que los fans incluso hicieron una petición para que fuera lanzado antes de tiempo. ¿Pero por qué? Bien, muchos gamers consideran que Animal Crossing es el antídoto para la ansiedad. Sus tareas simples y monótonas como el cultivo o la pesca, sus paisajes bonitos y coloridos y su ritmo pausado te permiten desconectar del mundo real. Los adorables aldeanos ciertamente ayudan.

El canal de YouTube Screen Therapy realizaron un estudio sobre las razones psicológicas que explicarían la relación entre Animal Crossing y el bienestar emocional refiriéndose a cuatro factores de control del estado anímico. Este juego puntúa muy alto en Valencia Hedónica (sentirse increíblemente optimista) y bajo en Afinidad Semántica (sentirse distante a la realidad), lo que significa que es un juego escapista que te levanta el ánimo pero que no te hace descargar adrenalina como otros juegos de más acción sí hacen.

Stardew Valley es otro título increíblemente similar, y una buena alternativa para jugar en otras videoconsolas o PC. El creador recibió miles de mensajes de jugadores que le escribieron para compartir sus experiencias sobre cómo el juego les había ayudado a lidiar con problemas personales. Por ejemplo, a un chico con autismo, el juego le ayudó a comunicarse más fácilmente y a establecer una relación con su hermano.

Si la simulación no es lo tuyo, entonces un juego como Tetris Effect será el ideal para centrarte en solo una tarea. El portal NPR publicó un artículo sobre un estudio educacional que descubrió cómo un juego que induce el flujo como el Tetris había ayudado a “gente esperando noticias que potencialmente podrían cambiarles la vida”.

Este “flujo” es conocido también como el efecto Tetris, un fenómeno que apareció con el lanzamiento del juego original. Tetris Effect ha sido diseñado para maximizar esta emoción en concreto y elevar la experiencia emocional. Centrarse en una única tarea sencilla sin demasiadas ramificaciones puede ayudar a aislar la mente de otros pensamientos, un método similar al que se consigue con el yoga o la meditación.

Aunque los videojuegos son una buena forma de desconectar y mantener el cerebro activo cuando estás solo, no tiene por qué ser una experiencia solitaria. Un juego que se centra por completo en potenciar los estados de ánimo positivos es Kind Words, que consiste en escribir una carta abierta y anónima sobre cualquier cosa que te preocupe. Luego esta es enviada a la comunidad, que puede responderte a aquello que has escrito.

Patricia Hernandez de Polygon probó el juego y, aunque encontró la experiencia increíblemente vulnerable e íntima, dijo que “todo el mundo que respondió, lo hizo con absoluta amabilidad”. Si le añades la experiencia audiovisual al juego, tendrás un título que se basa puramente en construir una comunidad solidaria a través del arte del juego.

Los videojuegos multijugador son en general una manera de estar en contacto con los amigos mediante experiencias compartidas. Animal Crossing: New Horizons ofrece esta modalidad de juego, permitiendo que jugadores visiten otras islas y se ayuden en las tareas. Así, puedes vivir esos elementos que te subirán la moral con un amigo, incluso si no es de forma física.

Incluso títulos más mainstream que no tienen un ritmo pausado están potenciando esta relación entre el juego y la salud mental. Riot Games, la empresa desarrolladora detrás de League of Legends, se ha asociado con la app de meditación y organización Headspace para lanzar una iniciativa que han llamado Recall and Restore.

Este movimiento promueve hábitos de juego saludables y la gestión del tiempo pasado delante de la pantalla, y además ofrece a las familias y amigos que no son gamers con guías para que entiendan por qué un hobby así puede ser beneficioso. Puedes encontrar estas guías en la web de Headspace

Por encima de todo, los videojuegos pueden ser una maravillosa forma de escapar de la realidad. Si ninguno de los juegos aquí mencionados son de tu gusto, siempre puedes encontrar consuelo en las montañas virtuales de Zelda: Breath of the Wild, o centrarte en tareas individuales, como luchar con Pokémons una y otra vez. Siempre y cuando sepas autocontrolarte y entiendas cuándo tienes que hacer un parón, los videojuegos serán una buena manera de desconectar.

Mientras escribo esto, estoy encerrada en casa y solo salgo para ir a comprar algo de primera necesidad o para tomar un poco el aire, esperando a que mi ciudad (Londres) sea confinada definitivamente. Da miedo no saber qué va a pasar y cada notificación que recibo en mi móvil sobre la pandemia me provoca más y más ansiedad.

No obstante, saber que, muy pronto, voy a poder escapar hasta mi isla desierta del mundo de Animal Crossing hace que pueda ver la luz al final del túnel en estos momentos tan complicados, y sé que servirá como mecanismo para cuando la vida real se vuelva demasiado ruidosa.

Artículo original publicado en TechAdvisor UK.