Star Wars Jedi: Fallen Order es el próximo título de Star Wars fruto de la colaboración entre Electronic Arts y Respawn Entertainment. Se trata de un videojuego de acción-aventura de un jugador en el que no habrá microtransacciones.

El juego tendrá lugar justo después de lo ocurrido en la película La guerra de las galaxias: Episodio III - La venganza de los Sith de 2005, es decir, después de la ejecución de la Orden Secreta Número 66.

Deberás ponerte en la piel del aprendiz Padawan Cal Kestis, que consiguió librarse de la ejecución y ahora tiene que vivir escondido para evitar ser cazado. Sigue leyendo para saber más sobre el nuevo videojuego de EA.

Precio, fecha de lanzamiento y plataformas de Star Wars Jedi: Fallen Order

El videojuego Star Wars Jedi: Fallen Order estará disponible para PC y videoconsolas a partir del próximo 15 de noviembre. Ya puedes reservar tu copia a través de Origin, ya sea en su edición estándar por 59,95 € o su edición deluxe por 69,95 €.

Gameplay de Star Wars Jedi: Fallen Order

A lo largo del videojuego, te encontrarás con varios personajes -buenos y malos- en mundos y localizaciones distintas extraídas del universo Star Wars. Serás perseguido por la Inquisición, un cazador de Jedi bastante poderoso y stormtroopers anti Jedi.

El juego se centra en los combates de sables de luz en los que deberás bloquear y esquivar ataques también con la ayuda de ciertas habilidades de fuerza como un auténtico Jedi. Además, podrás moverte por el universo a tus anchas.

Según Respawn, el sable de luz de Cal irá evolucionando y cambiando a lo largo del videojuego, aunque desconocemos en qué sentido. Sería interesante poder seguir la evolución de un Padawan mientras descubre el poder de su fuerza.

Por ahora no hemos podido probar Star Wars Jedi: Fallen Order con nuestras propias manos, pero el tráiler de arriba nos debería ayudar para hacernos una idea.

Microtransacciones en Star Wars Jedi: Fallen Order

Por suerte, EA ha confirmado que no habrá microtransacciones en Star Wars Jedi: Fallen Order. Merece la pena remarcarlo porque la empresa se ha ganado cierta mala fama por monetizar sus videojuegos siempre que puede, incluso si son de un solo jugador.