El archiconocido juego de Los Sims trata una suerte de simulación (como su nombre indica) que anticipó lo que muchos años más tarde ha resultado el Metaverso. Casi cualquier acción cotidiana está reflejada en el juego, que relata una vida casi utópica en la que no existe apenas violencia, todos los vecinos y vecinas se saludan por la calle y si estás triste bastan un par de horas de televisión para que se te pase. ¿Quién no querría vivir ahí?

Por eso es normal que tú te hayas hecho a ti mismo en Los Sims. Y si no has sido tú, alguien te ha creado para pasar el rato. Esta sátira capitalista cumple 22 años con un anuncio: cada vez queda menos para Los Sims 5. Este juego sirve para hablar de muchísimos temas sociales pero precisamente, ¿cómo ha ido cambiando el juego? ¿Ha envejecido bien? ¿Ha sabido adaptarse a los nuevos tiempos?

Brevísima historia de Los Sims

Los Sims está en el top 3 de videojuegos más vendidos, con más de 175 millones de unidades, según los últimos datos. Fue desarrollado por Maxis y posteriormente comprado por Electronic Arts (EA), que lo convirtió en una de las franquicias más exitosas de la historia de los videojuegos.

Cuentan sus propios creadores que cuando comenzaron con el desarrollo de la idea les costó encontrar a una distribuidora, ya que era difícil apostar por un juego en el que no se podía ganar ni perder. EA ayudó a eso y el primer juego, SimCity, fue un éxito.

Will Wright, uno de sus creadores, explica así el éxito del juego en una entrevista por los 20 años de la saga: “En Los Sims, una cosa que casi todo el mundo hace, generalmente de inmediato, es colocarse en el juego con su familia, su casa y los vecinos de al lado. Por primera vez, realmente estaban jugando un juego sobre su vida. Se convertían en el superhéroe en la pantalla, a pesar de no tener poderes. No solo es interesante porque se trata de ellos, es surrealista de una manera espeluznante. Es un poco extraño que tengas estos pequeños doppelgängers que puedes torturar, llevar a una vida de fantasía diferente o hacer lo que quieras. Para mí esa era la ventaja que tenían Los Sims. En lugar de tener un arma de alta tecnología y matar a nazis, fue su surrealismo de una manera casi de David Lynch lo que le aportó una ventaja frente a otros juegos”. Este es uno de sus fuertes: la posibilidad de la representación.

De hecho, fue el primer juego que permitió tener relaciones románticas homosexuales y bisexuales. El equipo preparó una demo para el E3 de 1999, un congreso dedicado al mundo del videojuego, y en su presentación había un apasionado beso entre dos mujeres. “Se podría decir que captaron toda la atención del show. Creo que los hombres heterosexuales que hacen juegos deportivos adoraron la idea de controlar a dos lesbianas", analiza Patrick J. Barrett, uno de sus creadores.

Los Sims fue algo así como un mal necesario dentro del sector: el juego al que jugaban las chicas, tu padre, el menos puro, que indignaba a gamers de verdad. Sin embargo, la singularidad de la propuesta cuajó. A partir de ahí, llegaron las múltiples expansiones, Los Sims 2, Los Sims 3, Los Sims 4… Hasta la actualidad, donde todo parece indicar que va a haber un gran cambio.

Un juego ¿de chicas?

En Los Sims no hay ensayo y error, hay un aprendizaje constante del funcionamiento del juego. Precisamente por esa razón, por la de que no se puede ganar o perder y no haya unos objetivos claros, siempre se ha considerado un juego de mujeres. Por supuesto hay hombres que juega y lo disfrutan, pero el 60 % son jugadoras.

Las mujeres se sienten más atraídas por las historias y el juego en sí mismo (que en ocasiones se basa simplemente en cuidar del sim). No hay acción, violencia o competitividad con el resto de personas que juegan (más allá de la propia competitividad de la vida diaria).

Es un mundo sin machismo, racismo, homofobia… No hay ninguna diferencia primaria en ningún sim de primeras. Puedes crear personajes con todos los colores de piel posibles (incluso verde, azul, rojo o gris), con diferentes corporalidades, que pueden ser hombres, mujeres o personas trans, y ninguna de estas características define nada en el juego. Las características que sí que influyen más en el juego pueden ser las de personalidad, pero no son un impedimento para ninguna posibilidad dentro del algoritmo del juego.

Sin embargo, a pesar de que parten todos de la misma base, ya que es un juego que se fundamenta en la vida cotidiana de las sociedades occidentales, sí que tiene sesgos que traspasan el juego y que, aunque parezcan inocuos, sí pueden servir para mantener opresiones.

Es importante aclarar que aquí nos basamos en el juego base pero existen infinitos mods (no oficiales) que modifican la funcionalidad o el ambiente del juego, creados por la propia comunidad. Esto añade multitud de variables al juego pero, en esta ocasión, vamos a centrarnos en el juego tal cual fue pensado por el equipo de programación.

Sexualidad y relaciones

En Los Sims existe una sexualidad muy velada. Hasta ahora, se podían mantener relaciones sexuales con otros sims (“Hacer ñiqui ñiqui” se le llama) pero solo sí tenías una relación con ese sim. Es decir, solo si existe una relación de confianza y están enamorados podían llegar a esa intimidad.

Sin embargo, en las últimas actualizaciones esto se ha superado. Ya es posible elegir cuando creas a un sim el tipo de relaciones románticas que quiere tener. Esto se basa en tres variables: “Mi sim se siente atraído por” (donde puedes marcar dos géneros, uno o ninguno); “Mi sim está explorando románticamente” (donde se abre la posibilidad a que pueda cambiar su orientación sexual), y “A mi sim le interesa hacer ñiqui ñiqui con”.

Además, si no se cambia ninguno de los ajustes el comportamiento romántico del personaje seguirá siendo el mismo que antes del lanzamiento de esta nueva característica.

Sims 4

Es decir, ahora podemos elegir la orientación de nuestro personaje y se abre, por primera vez en el juego, la posibilidad de la asexualidad o el arromanticismo.
Además, en la medida en que preguntes a otros sims sobre sus preferencias, habrá interacciones que quedarán vedadas a causa de este rechazo.

Sims 4

Captura del juego Los Sims 4.

Los sims 4

Captura del juego Los Sims 4.

Esto es realmente una novedad, ya que, por ejemplo, en Los Sims 1, si tenías una relación romántica con otro sim, podías realizar muchas veces la opción de “Achucharse” para que al final saliera un cuadro de diálogo donde te preguntabas si querías tener un bebé. Esa era la forma en la que los bebés sims llegaban al mundo: sin sexo.

A partir de Los Sims 3, ya aparece la opción de “Ir a por un bebé”, por lo que se entiende que los sims ya han descubierto para qué sirven los métodos anticonceptivos.

No es ningún tabú la sexualidad de los sims, ya que pueden ser gays, lesbianas, bisexuales o asexuales y no cambia nada la jugabilidad. Simplemente, las parejas heterosexuales pueden quedarse embarazadas y las homosexuales no, pero pueden adoptar sin ningún problema.

De hecho, hasta ahora todos los sims parecían ser bisexuales hasta que se demuestra lo contrario, ya que no hay ningún detalle que demuestre su sexualidad hasta que el jugador decide con quién quiere mantener una relación.

Otra cosa que resulta curiosa de Los Sims es que no existen las relaciones abiertas, libres o el poliamor. No pasa nada si tienes varias parejas, el sim no parece que tenga ninguna contradicción, pero solo una (la primera, hasta que el tiempo haga que no lo sea) puede ser tu amor verdadero, tu pareja de hecho, o por supuesto, tu esposa o esposo.

Esto se veía por ejemplo en lo celosos que era. Si se encontraban en la misma habitación y besan a otro sim, o su pareja lo hace, iban en seguida a recriminar lo sucedido. Incluso podían llegar a “Pegar una paliza” al supuesto amante, y por supuesto se rompe su relación con el sim con el que tenían intimidad, y seguramente se declararán enemigos.

¿Qué ha ocurrido? Que por supuesto esto también ha cambiado. Ahora puedes tener relaciones con otros sims en las que lo único que les une sea el “ñiqui ñiqui”, si es una decisión consentida de los dos (algo muy importante para el equipo de programación del juego), por lo que se abre, tras la última actualización, muchísimas más posibilidades en el tipo de relaciones y familias que se pueden llegar a crear. 

Corporalidades e identidades

Las posibilidades en el modo de creación de sims han ido variando muchísimo desde Los Sims 1 a Los Sims 4. Al principio los rasgos que se podían modificar eran muy básicos (algunos tonos de piel, color de pelo, peinado, ropa y poco más). Servía poco más que para diferenciar a los sims entre sí pero era difícil conseguir una identificación real con el avatar.

El juego se ha ido volviendo más complejo y ahora puedes controlar muchas más variables. Puedes modificar cada parte del cuerpo por separado, modificar los peinados y las prendas de ropa a tu elección, poner tatuajes o piercings… El único rasgo que por ahora no se puede modificar es la altura.

De hecho, una de las novedades más llamativas de Los Sims 4 es que se pueden hacer sims trans. No son exactamente, porque sigue habiendo una denominación binaria de los mismos, pero la categorización ha avanzado mucho. Ahora puedes elegir físico (masculino o femenino), preferencias de ropa (masculino o femenino), “Este/a sim podrá: quedarse en estado, dejar en estado a otros o ni una cosa ni otra” y “¿Puede usar el retrete de pie?” (Sí o no), que al parecer son las cuatro cuestiones que el equipo de programación ha decidido como primordiales para decidir cómo es la persona.

Los Sims 4

El camino por andar

A pesar de que se ha avanzado mucho, y hay que reconocerlo, sigue habiendo aún algunos vacíos. Por ejemplo, si bien en el modo de creación de sims tienes infinidad de posibilidades de cuerpos, más delgados o gordos, más ejercitados o menos, todos acaban siendo más o menos normalizados. Incluso los más “exagerados” están dentro de una normalidad canónica.

Además, no es posible hacer sims con diversidad funcional, por ejemplo, en silla de ruedas, con ceguera, o simplemente con una pierna rota. Es de presuponer que esto será así porque facilita el trabajo a los programadores pero no deja de ser una invisibilización de muchas realidades.

También puedes ponerles cualquier tipo de piel y no influye para nada en el modo de juego, aunque sí que es cierto que, como con las corporalidades, los rasgos faciales, aunque hay muchos diferentes, la mayoría son occidentales.

Cuando tu controlas a un sim, el resto de ellos con los que puedes interactuar son “controlados” por el juego y, si bien es verdad que hay bastante diversidad de colores de piel en la totalidad de los sims, se podría decir que hay una mayoría de blancos.

También recordar que en algunas expansiones de Los Sims se puede viajar a un extranjero inventado pero basado en la realidad, como Egipto, Japón o Hawai. Ahí los habitantes son un estereotipo de la realidad, lo que incluso a veces hace que caigan en un racismo un poco rancio, del que sus seguidoras estamos convencidas que pronto se van a alejar.

Volvemos a una breve historia de Los Sims

Mucho ha llovido desde la primera versión de Los Sims 1 y muchas cosas se han ido aprendiendo por el camino. Recordamos, por ejemplo, algunos de los NPC que aparecían entonces, como por ejemplo, la asistenta a la que contratabas para que limpiara la casa, una representación exageradamente sexualizada muy desafortunada, que actualmente no existe.

Los Sims 4

Imágenes extraídas de The Sim Wiki.

Lo mismo ocurría con otros personajes recurrentes como los policías, bomberos, ladrones o cobradores de impuestos, que solían ser hombres, en contraposición a la trabajadora del hogar, la cartera o la asistente social, que era más común que fueran mujeres.

Además, también en esa primera versión (algunas de las fans acérrimas se acordarán) podías comprar una tarta de celebración de la cual salía de forma aleatoria o una bailarina o un bailarín para hacer lo más cercano a un baile sexy que los puritanos sims podían soportar (y si había niños en la casa, se cambiaba por un gorila).

Los Sims

Imagen extraída de The Sims Wiki.

Aun con todo esto, la representatividad de las personas que están jugando es muy importante para que se cree esta conexión con el juego, más aún para las personas que han sido (y siguen siendo) discriminadas por su género y/o su orientación sexual, y puedan sentirse aceptadas. De hecho, recuerda Patrick J. Barrett: “En ese momento, no se consideraba ‘normal’ ser gay o lesbiana.

Algunos incluso lo vieron como peligroso. Pero en Los Sims era normal y seguro ser una persona gay. Era la primera vez que podíamos jugar un juego y ser libres de vernos representados en nuestro interior. Fue un momento mágico cuando mis primeros sims del mismo sexo se besaron. Todavía a veces me pregunto cómo diablos me salí con la mía”.

A pesar de todo, es un juego con muchísima diversidad, mucha más de la que se puede apreciar en cualquier otro videojuego (usualmente jugado en su mayoría por hombres). Es un pasatiempo que ha avanzado a pasos agigantados en sus más de 20 años de vida y al que se le debe ser el primer juego en visibilizar relaciones fuera de la norma heterosexual sin que eso influyera en la historia. Es un juego al que las otras, los otros y les otres por fin podían jugar con sus propias reglas.