Pokémon Let's Go, Pikachu! and Eevee! ha llegado por fin a la Nintendo Switch. A continuación te contamos cuáles fueron nuestras primeras impresiones con esta versión de Pokémon Go para Nintendo.

Se nota que Nintendo está trabajando para que las grandes empresas de videojuegos lleguen hasta su videoconsola, la Nintendo Switch. Ejemplo de ello es esta versión de Pokémon Go creada para Nintendo Switch.

Sin embargo, antes de comprar este juego te recomendamos que bajes tus expectativas en caso de que pienses que se trata de otro volumen de la línea clásica de juegos Pokémon. Tendrás que verlo como un nuevo juego inspirado en la famosa app para smartphones Pokémon Go.

Tuvimos la suerte de poder probar este juego por primera vez en el E3 de este 2018, de hecho pasamos un buen rato en el stand de Nintendo para poder entenderlo todo a la perfección sobre esta versión de Pokémon Go para Nintendo Switch y también para poder probar su nuevo mando Poké Ball Plus.

Comprar Pokémon Let’s Go, Pikachu! y Let’s Go, Eevee!

Ambas versiones del juego, Let’s Go Pikachu y Let’s Go Eevee, están disponibles para comprar desde el día 16 de noviembre de 2018. Qué versión comprar dependerá de qué pokémon prefieres, Pikachu o Eevee.

Puedes comprar Pokémon: Let’s Go Pikachu! por 59,99 € en la página web oficial de Nintendo haciendo clic en este enlace o la versión de Eevee por otros 59,99 €, en caso de que prefieras a este pokémon.

Además del juego, podrás también comprar la PokéBall Plus, un mando para poder jugar que además de mando es una Poké Ball. Puedes obtener más información sobre este nuevo mando haciendo clic en este enlace.

Puede que también te interese leer nuestra selección de mejores juegos para Nintendo Switch. 

Preview Pokémon Let’s Go, Pikachu! y Let’s Go, Eevee!

Los juegos de Let's Go son simples. Mucho más simples de lo que nos imaginamos tras ver el tráiler de los juegos.

Al principio tendrás que explorar el Bosque de Viridian, un área de inicio que resultará familiar a cualquiera que haya jugado a Pokémon Rojo/Azul/Amarillo. En nuestro caso, vagamos por la hierba alta, atrapamos a un Pokémon, un insecto salvaje, y luchamos contra algunos de los entrenadores locales.

Es el punto de partida de Pokémon Let's Go, tanto en lo positivo como en lo negativo. Toda la mecánica del juego está prácticamente inspirada en la app para móviles Pokémon Go, aunque esta vez entran en juego los controles de movimiento.

Si lanzas una sola Joy-Con -o la Poké Ball Plus- por el aire, lanzarás una Poké Ball dentro del juego a tu objetivo. Y eso es todo.

El conocido anillo encogible de Pokémon Go te ayudará a cronometrar tus lanzamientos para conseguir bonificaciones, junto con una selección de bayas que puedes usar para hacer que los Pokémon sean más fáciles de atrapar, pero todo el combate y la estrategia que antes eran necesarios para crear tu colección ya no existen.

No obstante, los controles de movimiento son intuitivos y respetan la dirección y la potencia de tu lanzamiento, y el juego también aprovecha al máximo el Rumble HD y el altavoz de los Joy-Con para hacerte sentir de una forma más real que un Pokémon está siendo capturado.

Esto funciona perfectamente con un solo Joy-Con, o puedes usar el Poké Ball Plus, que hace exactamente lo mismo, pero se parece un poco más a una Poké Ball, y que aparentemente te permitirá almacenar algunos Pokémon para llevarlos contigo y transferirlos a las consolas de tus amigos.

Para ser claros, el combate no ha desaparecido del juego por completo, y las peleas contra otros entrenadores están claramente inspiradas en los clásicos originales de GameBoy, hasta la conocida interfaz de usuario pixelada, lo que da esperanza de que todavía se podría encontrar algo de RPG decente en esta versión.

Cualquier jugador tendrá que dominar los elementos de combate para sobrevivir en el juego. Se trata de una simplificación que se siente impulsada menos por la accesibilidad que por la visibilidad: una táctica de marketing para atraer a los jugadores Go que, de otro modo, podrían no considerar la compra de un RPG completo, o incluso de una Nintendo Switch.

Aún así, el combate está ahí, así que sospechamos que el juego completo tendrá suficiente para mantener contentos a los jugadores y jugadoras a largo plazo, al menos por ahora.

Además, el combate se ve casi como nunca se había visto antes, con cada Pokémon renderizado con amor en 3D, moviéndose por el mundo del juego de una forma bastante cuidada.

No obstante, las animaciones de ataque siguen siendo bastante simples. Mientras que Thunder Shock de Pikachu lanza un rayo animado a través de la pantalla, Scratch solo ve a tu Pokémon moverse hacia delante una pulgada antes de que aparezcan tres líneas en la cara de tu oponente.

Puede que esta simplicidad se viera como una falta de trabajo o esfuerzo en cualquier otro juego, pero en este caso lo apreciamos como un homenaje a los juegos clásicos más antiguos de Pokémon.

En ese homenaje se incluyen también la interfaz de usuario de 8 bits y las animaciones de nivel superior hasta la cuidadosa recreación del diseño de Viridian Forest. En definitiva esta es una carta de amor dedicada a esa primera generación de juegos Pokémon y para los fans deseosos de volver a visitarla.

A ello se le suma los dos personajes que aparecen en el título del juego, los ya emblemáticos Pikachu y Eevee, que te acompañarán mientras recorres el mundo Pokémon, al igual que Pikachu hizo cuando jugaste a Pokémon Amarillo hace ya algunos años.

Nintendo ha ido un paso más allá, permitiéndote que un segundo Pokémon (de tu elección) te siga también como tu amigo, así que tendrás a dos Pokémon a tu lado, lo que es claramente el resultado de los grandes avances tecnológicos de la sede central de Nintendo.

Veredicto de Pokémon Let's Go!

No sabemos muy bien cómo catalogar Let's Go, Eevee! y Let's Go, Pikachu! Por un lado, son remakes nostálgicos dirigidos a los fans más antiguos de Pokémon, mientras que, por otro, son puntos de entrada para nuevos fans atraídos por el boom de Pokémon Go.

Independientemente del motivo que te haya traído hasta Pokémon Let's Go, Eevee! y Let's Go, Pikachu!, la sensación que tendrás será extraña.

Es poco probable que los veteranos de Pokémon encuentren mucha satisfacción con este juego, aunque los aficionados a pokémon Go probablemente lo pasarán mejor.

Y tal vez esa sea una mejor manera de entender este juego: no como uno de los juegos clásicos Pokémon de línea principal, sino versiones mejoradas de Go, convirtiéndose de este modo en una droga de entrada para la próxima generación de fans de Pokémon.