El Assassin’s Creed Origins fue uno de nuestros juegos preferidos del 2017, en parte porque consiguió ofrecer grandes mejoras respecto a los títulos anteriores de la saga. Todo -desde su mundo abierto a sus combates- ofrecía una experiencia más inmersiva.

Un año más tarde, llegó a nuestras vidas el Assassin’s Creed Odyssey claramente con el objetivo de ofrecer todavía más mejoras. ¿Pero cómo lo consigue? Tras varias horas jugando, estas son nuestras conclusiones.

¿Dónde comprar Assassin’s Creed Odyssey?

El nuevo juego de la saga está disponible también en dos formatos. Puedes jugar al Assassin’s Creed Odyssey en tu ordenador o bien comprar la copia física para PlayStation 4 o Xbox One. A continuación encontrarás enlaces para adquirirlo.

Lo tienes tan fácil como ir a la página oficial de Ubisoft y comprarlo por un precio desde 59,99 €. Puede que lo encuentres algo más barato en tiendas como PlayStation Store, Microsoft Store, Amazon, Carrefour, El Corte Inglés, Fnac, GAME, Worten o MediaMarkt.

¿Dónde comprar Assassin’s Creed Origins?

Si, pese a la llegada de un nuevo título, sigues queriendo jugar al videojuego de 2017, debes saber que todavía es posible adquirirlo en las tiendas habituales en sus tres ediciones: Standard, Deluxe y Gold.

Así pues, puedes comprarlo para Windows, PlayStation 4 o Xbox One desde la página oficial de Ubisoft desde 49,99 €. También está disponible en la web de PlayStation, en la tienda de Microsoft, en Amazon, en Carrefour, en El Corte Inglés, en Fnac, en GAME, en Worten o en MediaMarkt.

¿Qué diferencias hay entre Assassin’s Creed Odyssey y Assassin’s Creed Origins?

Bayek actuó como un buen protagonista en Assassin’s Creed Origins, pero si la historia realmente merecía la pena era gracias a la fuerte presencia de su mujer Aya. En Odyssey, el jugador o jugadora tiene la opción de escoger su personaje entre Alexios y Kassandra.

No es la primera vez en la saga que se incluyen personajes tanto masculinos como femeninos -ya ocurría en Assassin’s Creed Syndicate-, pero sí que es la primera vez que puedes ir jugando con uno y otro a lo largo de toda una partida.

El escoger un personaje femenino o masculino no afecta a la mayoría de aspectos del juego. Es decir, en alguna ocasión sí que se hace referencia al género en alguna conversación, pero ambos personajes son tratados iguales. Incluso puedes desarrollar relaciones amorosas tanto con mujeres como hombres.

En Origins, uno de los puntos fuertes eran los diálogos. El doblaje era muy creíble, las conversaciones eran interesantes y los movimientos faciales muy realísticos. El gran pero era que el jugador se sentía un mero espectador y no podía tomar decisiones por Bayek.

Con Odyssey, esto cambia. Por primera vez en toda la saga, se presentan opciones de diálogo a lo largo de una conversación. Eso significa que, en el supuesto caso de que alguien esté siendo agresivo contra ti, puedes responder con un tono también agresivo.

Las decisiones que tomes tendrán consecuencias, ya sea para bien o para mal. Así, por primera vez también, tienes la posibilidad de cambiar el devenir del juego y decidir, por ejemplo, matar a un personaje o robarle un artículo. Depende de ti.

Así pues, tener opciones de diálogo dan paso a una forma completamente diferente de jugar. En Odyssey, tienes la posibilidad de jugar sin recordatorios, lo que hace que seas tú quien deba recordar toda la información: desde personajes no jugador a las localizaciones de las misiones.

Las pistas aparecen en la parte superior izquierda de la pantalla, pero te obligan a descubrir por ti mismo o por ti misma qué hay que hacer y dónde hay que ir. Todo ello resulta en una forma mucho más natural e inmersiva de jugar, pero sin duda es un gran reto.

Lo bueno es que siempre, a lo largo de toda la partida, tienes la opción de activar y desactivar estas ayudas en el menú de configuración. Así, si en algún momento tienes la sensación de que no avanzas, puedes contar con esos marcadores.

Los combates en Origins fueron un gran paso adelante respecto a títulos anteriores de la saga, ya que ofrecían la posibilidad de atacar a más de un enemigo a la vez y ello resultaba en unas batallas mucho más reales y naturales.

Odyssey sigue la estela de su predecesor y mejora todavía más las habilidades que los jugadores pueden desarrollar en combate: saltos, patadas y un sinfín de técnicas más que mandarán volando a tu adversario.

Estas habilidades especiales podrán ser usadas cuando se haya rellenado la barra correspondiente a las habilidades adquiridas. Puedes ir rellenándola matando a enemigos, bloqueándolos, esquivándolos…

Otra novedad en los combates que nos gusta particularmente es que, si consigues esquivar a un rival en el momento adecuado, la velocidad de tu personaje va a incrementar al mismo tiempo que se ralentiza la del resto, dándote una ventaja significativa en la batalla.

Por otro lado, en Odyssey se añade la posibilidad de grabar tu nombre -o lo que quieras- en tus armas favoritas. Así, además de poder mejorar el nivel de tus armas en un herrero, también podrás personalizarlas a tu gusto.

Pero eso no es solo un capricho. Hacerlo puede incrementar el daño que le haces a un asesino, mejorar tus habilidades de caza, darte ventaja en un enfrentamiento cara a cara con un oponente fuerte o frente a un grupo de personajes no jugador.