Si eres de los que compras juegos o videojuegos online, debes saber que de un tiempo a esta parte, el mercado ha cambiado para equipararse a las ventajas que habitualmente ofrecen las compras en tiendas físicas. 

De esta manera, si resulta que has adquirido un juego para la plataforma de Xbox One o Windows 10 y no cumple con tus expectativas, puedes solicitar un reembolso o cambio dentro de los plazos establecidos por Microsoft.

La compañía Valve fue pionera en este tipo de reembolsos a través de su plataforma de juegos PC Steam, y parece que Microsoft ha querido seguir sus pasos dados para copias digitales de juegos y aplicaciones de Xbox One y Windows 10.

Comparativa de PS4 vs Xbox One, ¿Cuál es mejor?

¿Qué títulos de juegos ofrecen cambio o reembolso?

El sistema es aplicable a todos aquellos juegos y aplicaciones de las plataformas comentadas que sean adquiridos a través de la tienda digital de Microsoft. No se puede comprar un juego de otro distribuidor e intentar obtener reembolso de Microsoft.

El programa puesto en marcha por la compañía de Redmond destaca por permitir hacer reembolsos en otra serie de productos de la compañía, asociando el saldo a la cuenta del usuario para poder hacer uso del mismo.

Los juegos y aplicaciones pueden ser reembolsados en un plazo máximo de 14 días desde su fecha de compra, además de que no podrás haber pasado más de 40 horas jugando con el mismo para luego intentar recuperar tu dinero.

El contenido descargable, los pases de temporada y los complementos tampoco entran en este tipo de reembolsos. Tan solo los juegos básicos.

Microsoft indica que tendrás que esperar al menos un día después de la fecha de lanzamiento del juego antes de solicitar un reembolso, y tienes que haber descargado y lanzado el juego al menos una vez.

Es la forma de asegurarse de que realmente los has probado y no cumple con tus expectativas.

Microsoft se reserva el derecho de bloquear el acceso a los usuarios que abusen del servicio de reembolsos puesto en marcha por la compañía. Además, ciertas aplicaciones de Windows 10 podrían no ser admitidas como reembolso, aunque no aclara cuáles.

¿Cómo reclamar un reembolso?

El proceso de reclamar un reembolso en la tienda de Microsoft no es nada complicado.

  • Empieza por hacer login en tu cuenta de Microsoft y haz login.
  • En la barra superior de menús, selecciona ‘Pago y facturación > Historial de pedidos’.
  • Navega hasta el juego o la aplicación que quieres que te devuelvan y selecciona ‘Solicitar reembolso’.

Y eso debería ser todo. En adelante, deberás poder ver la cantidad reembolsada, sin necesidad de completar un formulario o hablar con alguien del servicio al cliente.

Consulta aquí el precio de suscripción al servicio de Xbox Live Gold, la comunidad de juegos online de la compañía. 

¿Qué sucede con otros productos?

La compañía informa que también existen opciones de reembolso para mercancías físicas, como pueda ser una tablet Surface, un mando concreto para Xbox o un casco de realidad virtual. Para ello, procede de la siguiente forma:

  1. Inicia sesión en tu ‘Historial de pedidos’ y selecciona ‘Solicitar una devolución’. Si no te aparece, es probable que no puedas optar al reembolso.
  2. Sigue las instrucciones en pantalla para obtener una etiqueta de envío de prepago para la devolución.
  3. Una vez que Microsoft reciba el artículo y determine que es apto para su devolución, la compañía te emitirá un reembolso en tu cuenta.

También puedes adquirir paquetes de la consola Xbox One S a través de la sección habilitada en la tienda de Amazon.