Una solicitud de patente describe cómo las gafas pueden ofrecer estadísticas u otra información desde un equipo móvil para aumentar la vista de un usuario.

Microsoft asegura que las gafas pueden ser útiles en una variedad de situaciones, proporcionando ejemplos de encuentros deportivos, encuentros de negocios o cuando los usuarios viajan a ciudades con las que no están familiarizados.

Si se desarrolla, el producto de Microsoft rivalizaría con las gafas de Google, Project Glass. Se espera que las gafas de realidad aumentada sean entregadas a los desarrolladores el próximo año, con un lanzamiento comercial previsto para 2014.

La patente de Microsoft indica las gafas se conectan a un ordenador de mano, que quizás podría ser controlado por comandos de voz o movimientos de los ojos.

La compañía sugiere que existe un micrófono, una cámara de vídeo, un detector de infrarrojos, así como Wi-Fi y funcionalidad Bluetooth.

Según la consultora Juniper, este mercado moverá 1.500 millones de dólares en todo el mundo en 2014.