Los dos formatos de disco de alta definición han luchado durante los últimos años hasta que Toshiba dio la victoria a Blu-ray al anunciar que dejaba de fabricar HD DVD. La decisión de la compañía llegó después de que alguno de los principales estudios de Hollywood e importantes distribuidores, anunciaran que apoyarían exclusivamente a Blu-ray.

Pero la victoria de Blu-ray puede durar poco si los consumidores optan por descargar contenido de alta definición de Internet, según estas firmas de investigación de mercado, lo que confirma nuestras dudas sobre quién gana la guerra de formatos.

"Después de años de guerra de formatos, la principal pregunta para Sony y los fabricantes de Blu-ray es si un formato físico de alta definición todavía tiene alguna importancia para los consumidores en esta era de descarga de películas de Internet y vídeo bajo demanda" dijo David Carnevale, vice presidente de contenido multimedia y servicios en iSuppli, en un informe.

Los servicios de descarga de películas desde iTunes, Amazon y otros han ganado interés en los últimos años, y han aumentado su oferta de películas, TV y otro tipo de contenidos de vídeo. Internet ofrece a los consumidores la posibilidad de hacerse una biblioteca de películas HD compradas en línea en lugar de comprar un reproductor Blu-ray y hacerse una biblioteca de películas en disco, dijo Carnevale. "La distribución de soportes físicos podría convertirse en algo del pasado" afirmó.

Los discos Blu-ray también podrían verse perjudicados si no bajan su precio rápidamente y muchos fabricantes empiezan a hacer reproductores, según Gartner. Pero según esta firma, la mayoría de fabricantes probablemente no anunciarán nuevos equipos Blu-ray hasta el primer trimestre de 2009. Además, los consumidores también pueden dejar de comprar reproductores Blu-ray y sustituirlos por los de DVD que permiten reescalar las películas DVD ya existentes para acercarse a la calidad de HD, lo que se contempla como una buena alternativa para hacer una gran inversión en discos de alta definición.

"Muchos fabricantes están intentando convencer a los consumidores de que vale la pena invertir en discos ópticos de alta definición, mientras muchos consumidores y expertos de la industria ven los servicios de vídeo bajo demanda y las descargas de Internet como alternativas viables" dicen Paul O´Donovan y Hiroyuki Shimizu en un informe.