Chrome es, de lejos, el navegador web más popular del mundo, aunque si sus millones de usuarios supieran la poca privacidad que les ofrece, seguramente no les costaría mucho hacer el cambio y empezar a usar otro.

Incluso si no te importa mucho tu privacidad online, te preocupará saber que se acaba de descubrir que algunas extensiones de Chrome han estado espiando a sus usuarios e incluso han robado y enviado información personal como contraseñas a los creadores de las extensiones.

Como se informa desde Reuters, eso ha sido debido a la presencia de un malware descubierto por Awake Security, que a su vez ha informado de eso a Google. Eso ha provocado que se eliminen un total de 70 extensiones de la tienda de Chrome, aunque no se han hecho públicos los nombres.

Estas extensiones habían sido descargadas hasta 32 millones de veces, ya que prometían unos servicios muy atractivos: ofrecer protección a sus usuarios de páginas web peligrosas o, también, convertir archivos en otros formatos.

Por mala suerte, parece que los antivirus han sido incapaces de detectar estas extensiones como malware. Esto es debido a su forma tan enrevesada de trabajar al usar unas 15.000 webs diferentes compradas por los hackers enlazadas entre ellas.

Esta no es la primera vez a lo largo de este año que Google Chrome ha presentado un problema de seguridad de este tipo. En febrero, pasó algo similar con 71 extensiones que publicaban datos de navegación privados. Al final, 500 extensiones fueron eliminadas de la tienda.

Cuando Reuters cuestionó a Google sobre cómo su sistema no había sabido detectar este spyware, la compañía no quiso hablar al respecto. El portavoz Scott Westover sí que explicó su proceso cuando detectan addons de este tipo.

“Cuando se nos alerta de que algunas extensiones de la Web Store son contrarias a nuestra política, entramos en acción y utilizamos estos incidentes para aprender y mejorar en nuestros análisis automáticos y manuales”, aseguró Westover a Reuters.

También añadió que hacen barridos para encontrar extensiones que estén usando técnicas, código o comportamientos similares. Claramente, estos barridos no son del todo efectivos y termina por ser responsabilidad de los usuarios estar atentos.

Desde PCWorld.es, aconsejamos instalar una extensión solo si es estrictamente necesario y, incluso en estas ocasiones, es recomendable investigar y asegurarse que son seguras de usar. Una vez no la necesites más, deberías eliminarla de Chrome.

Si nunca has revisado las extensiones que tienes instaladas, dirígete a los ajustes copiando y pegando chrome://extensions en la barra de búsquedas. También puedes hacer clic en los tres puntos, seguido de ‘Más herramientas’ y ‘Extensiones’. Elimina todas aquellas que ya no necesites ni utilices.

Además de esto, te recomendamos que instales algún software de seguridad para proteger tus dispositivos. En este sentido, es un buen momento de echar un vistazo a nuestra lista de mejores antivirus. Otra opción es directamente usar otro navegador web.