La actividad online puede ser una muestra de depresión. Así lo asegura un estudio de la Universidad de Ciencia y Tecnología de Missouri. En este sentido, y según el estudio, las personas con síntomas depresivospasan más tiempo en Internet que los que no sufren ningún tipo de depresión. Además, el tiempo que están en determinadas páginas, como las de intercambio de archivos, los juegos online y el correo electrónico, también es otro síntoma. Aquellos que están más tiempo en estas páginas son más tendentes a sufrir depresiones.

A la hora de realizar dicho estudio, los investigadores analizaron el comportamiento de 216 estudiantes universitarios. Estos tuvieron que rellenar un cuestionario para determinar si sufrían depresión y, tras conocer los resultados, se analizó la manera en que navegan porInternet.

De estudio se desprende que los estudiantes que alcanzaron una  mayor puntuación en los test de depresión son los que más tiempo pasan compartiendo contenidos por Internet. Además, también son los que más utilizan herramientas como el correo electrónico.

Según el New York Times (medio de comunicación que ha sacado a la luz los resultados del estudio), la investigación realizada por los psicólogos Janet Morahan-Martin y Phyllis Schumacher, ha demostrado “que la comprobación frecuente del correo electrónico puede estar directamente relacionada con los altos niveles de ansiedad”. Estos síntomas son, a la par, “un reflejo de síntomas depresivos”.

El estudio, además, también ha demostrado que los estudiantes que sufren depresión tienden a tener falta de atención y dificultades para concentrarse.

Este estudio no ha estado exento a las críticas. Y es que, muchos expertos han asegurado que el estudio arroja conclusiones previsibles, contradictorias o engañosas. Para muchos, el hecho de que las personas comprueben su correo electrónico frecuentemente o que estén conectados a Internet durante mucho tiempo es normal en la sociedad actual. En el caso de los videojuegos o chats, su uso es muy común entre los estudiantes, y no es sintomático de sufrir ningún tipo de enfermedad.

Las críticas han llegado incluso a los investigadores. El hecho de que estos no sean psicólogos, sino profesores de ciencias de informática.